Blog de ISEP

Cómo concentrarse durante el confinamiento

Cómo concentrarse durante el confinamiento

¿Te has dado cuenta que nos cuesta más trabajo concentrarnos durante el confinamiento? ¡No te preocupes! Aquí te damos algunos consejos para que esto cambie!

La falta de concentración, estrés y ansiedad son algunos de los sentimientos y trastornos que han llegado con este confinamiento, pues nuestras actividades diarias cambiaron por completo, y estar en casa puede tener sus ventajas y desventajas.

La concentración está ligada a la motivación. Es la habilidad de canalizar recursos cognitivos en una acción o estímulo, lograr que solo un objeto o actividad tenga nuestra total atención.

¿Qué nos hace perder la concentración?

Varios psicólogos han hablado de la falta de concentración, y coinciden en el hecho de que estar pendientes, de manera directa o indirecta, sobre la pandemia, hace que nuestra concentración se quede atrapada ahí. Así que desconectarse un poco de las noticias nos puede favorecer.

Entre otros factores, influye lo que tenemos a nuestro alrededor, cosas como los celulares, videojuegos e incluso la comida que está en nuestras cocinas.

¿Cómo concentrarnos durante el confinamiento?

  • Aceptación: Lo primero que debemos hacer, es aceptar la situación que se vive actualmente, y tratar de tener un pensamiento positivo. Para una buena concentración es preciso tener una buena salud mental.
  • Lugar de trabajo: En el caso de tener educación en línea o hacer el homeoffice, es buena idea tener un lugar específico donde realicemos estas labores, de preferencia donde haya buena iluminación, sonido y que nos permita tener una buena postura, además de seguir un horario y cuando sea necesario, tomar un descanso.
  • Ejercicio: Hacer ejercicio físico, de respiración o tonificación, y mantener una buena alimentación también nos ayudan, ya que de esta manera obtenemos energía, y ayuda a que prestemos más atención a ciertas tareas.
  • Tecnologías: Otra buena opción para lograr la concentración, es mantenernos alejados de los aparatos electrónicos cuando no lo necesitemos, tales como televisión, computadora o celular. Tomar un respiro fuera de la realidad virtual es excelente.
  • Actividades variadas: Se motiva también a hacer actividades diferentes a lo largo de la semana,  pues a pesar de que tener una rutina establecida ayuda, hacer la misma acción todos los días puede afectarnos. Variar un poco estimula nuestro cerebro y nos ayuda a concentrarnos.
  • Aire fresco: Aunque por el confinamiento se invita a estar en casa, hay momentos en que es necesario salir un poco. Se puede salir a caminar, siguiendo todas las indicaciones señaladas por nuestra seguridad y la de los demás, de esta manera despejamos nuestra mente y posteriormente puede ser de mucha ayuda al momento de concentrarse.
Avatar de ISEP

Acerca del autor:

ISEP
Más de 35 años acompañando en el crecimiento profesional en psicología, educación, logopedia y neurociencias

Ver todas las entradas por ISEP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *