ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

Método de Acciones Terapéuticas: un abordaje muy potente

Máster en terapias artísticas

El Método de Acciones Terapéuticas (MAT) es un recurso que trata aquello que nos interesa o incomoda a través de la escenificación de dichas situaciones, sean éstas imaginarias o reales,  sean pasadas, presentes o anticipadas. Todo vale para exteriorizar lo que nuestra mente produce, proyectándolo sobre un espacio escénico donde con la utilización de varias técnicas podremos explorar aquellos pensamientos, emociones y sensaciones físicas, para  poder tomar consciencia de lo que nos afecta y llegar a transformar lo que se pueda cambiar o aceptar lo que sea imposible de modificar.

Este dispositivo surge de la integración de distintos procedimientos de tratamiento  como la Teatroterapia, la Terapia Escénica, el Arteterapia, el Psicodrama Grupal de la Multiplicidad, el Corpodrama  y el Acompañamiento Terapéutico

Como todo método tiene sus pasos
Se empieza con un diálogo de quienes participan sobre aquellas temáticas que les interesaría trabajar en esa reunión y/o con las lecturas de palabras que hayan quedado resonando del encuentro anterior. Para poder ponernos en acción más adelante se continúa con un caldeamiento y enfriamiento del cuerpo, de acuerdo a las necesidades que se estén teniendo en ese momento. Primero algo de estiramientos y movimientos libres, para continuar con alguna dinámica que sirva para ir entrando en clima. Luego se hace un escaneo corporal para reconocer como se encuentra el cuerpo y una visualización guiada que ayudará a producir pensamientos en imágenes sobre lo que se necesita aquí y ahora. Se comenta lo que ha surgido y se elige a alguien para que preste lo que ha evocado.

Se dispone de un sector del salón, para armar el espacio escénico en el que se recreará aquello que vivimos, soñamos o imaginamos que nos pueda llegar a pasar. No estamos solos  quien presta la escena (protagonista) y yo (director de escena). Puede participar alguien del grupo para ocupar el rol de otra persona que esté involucrada en esa situación (auxiliar). Quien no participa directamente de la acción (por ser parte del público o audiencia), puede incorporarse luego en alguna técnica o recurso cuando se dé la invitación. Quien presta la escena especifica lo vivido o imaginado, contextualizando lugar, interacciones, afectos y elige auxiliares en el caso que haga falta. Se comienza a rodar. En algún momento del mismo se detiene y se introduce alguna técnica, para explorar y profundizar lo que esté surgiendo. Cada una de las técnicas tiene objetivos propios que ayudan a ampliar la expresividad y a lograr fines que son los buscados. Las más utilizadas son: soliloquio (expresando lo que siente), inversión de roles  (donde se intercambian los roles entre los personajes para obtener otro punto de vista de la situación), doblaje (donde alguien expresa otros sentimientos que los personajes no han mencionado), espejo (donde se busca que quien presta la escena se vea desde afuera con la ayuda de alguien que representa su rol), entre (sentires que se expresan entre quienes estén en escena), cambiar palabra por movimientos o sonidos, maximizar (exagerar sonidos o movimientos), cámara lenta (se rueda más despacio algún momento de intensidad), simbolización (donde alguien que auxilia materializa alguna emoción o representa algún objeto significativo), reportaje (se le hacen preguntas a quien protagoniza para obtener más información sobre los personajes o la situación), interpolación de resistencia (donde el personaje antagonista hace lo contrario a lo que se venía representando), escultura (donde se modifica la postura corporal de alguien que auxilie para que pueda expresar con ese cuerpo algo de la escena), eco (donde alguien que auxilia expresa con voz más elevada lo que dice quien protagoniza), dialogo imaginario (recreación de una situación que no ocurrió). Hay más técnicas que se pueden utilizar cuando sean necesarias intervenir con ellas para desplegar lo que se está escenificando, como las instalaciones estéticas, distanciamientos, entre otras.

Luego de que se haya escenificado y se hayan utilizado las técnicas activas, se busca cerrar la historia con la despedida de los personajes, dejando atrás ese juego simbólico del “como si” hubiese pasado esto y volvemos al grupo para dejar ese espacio escénico libre, para recrear Micro-Escenas-Resonantes –Improvisadas (MERI) que surjan en ese momento, que tengan o no en cuenta lo que pasó. Pueden ser singulares o colectivas. Quien la creó le pondrá un título para darle algún sentido a lo escenificado.  

Ya finalizada esta etapa, volvemos al grupo para compartir comentarios acerca de lo que nos tocó de todo lo acontecido, sin AJI (ni aconsejar, ni juzgar, ni interpretar). Después de esta última etapa, se hace la invitación para que en el caso de que se junten nuevamente  estas personas  puedan traer por escrito palabras propias o ajenas que resuenen con los afectos que se hicieron presentes en lo ocurrido en ese encuentro de MAT.

La mayoría de las personas que han participado expresan que al poner el cuerpo se incrementan las conexiones de lo que pensamos, sentimos y hacemos. Que surgen otros puntos de vista sobre lo que pasa o se imagina. Que algo cambia, que surgen otros deseos, otros pensamientos, otras sensibilidades. Por eso me animo a decir que es un abordaje muy potente y que nadie sabe lo que puede una escena…

 

Solicita información del Máster en Terapias Artísticas y Creativas gratis y sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>