Blog de ISEP

El tratamiento del trauma: EMDR

El tratamiento del trauma: EMDR

El trauma es la causa más evitada, ignorada, negada, peor comprendida y menos tratada del sufrimiento humano (Levine, 2012). Es por eso que, hablaremos del abordaje de este problema que tanto está afectando a la salud mental de muchas personas.

Como tratamiento de primera línea para el trauma, el EMDR es el más recomendado en las guías de práctica clínica de numerosas organizaciones (American Psychiatric Association, 2004; National Institute for Clinical Excellence, 2005; United Kingdom Department of Health , 2001).

¿Qué es EMDR?

EMDR, en español traducido como Desensibilización y Reprocesamiento a través de los Movimientos Oculares, consiste en un abordaje psicoterapéutico diseñado para aliviar la angustia asociada a los recuerdos traumáticos a través de la estimulación bilateral. Se establece un protocolo básico de 8 fases (con específicos según el tipo de traumatización y la patología) con un enfoque hacia lo que se denomina los tres vértices.

Los tres vértices del EMDR

Es el término utilizado cuando nos referimos a que el EMDR tiene como objetivo el:

  • Pasado: Abordar los recuerdos que establecen la dificultad o problema actual que presenta el cliente. Esa memoria clave suele encontrarse en la infancia o la adolescencia.
  • Presente: Conocer las circunstancias actuales y situaciones que estimulan la sensación de incomodidad, identificando los estímulos disparadores internos/externos que estimulan la información almacenada de forma disfuncional y provocan perturbaciones.
  • Futuro: Identificar el estado deseado del paciente respecto al futuro, cómo le gustaría sentirse, percibir, pensar y comportarse en la actualidad y en el futuro.

A través de este enfoque, con un pie en el presente y otro en el pasado, se trata de que los recuerdos tan dolorosos e influyentes en el bienestar de la persona pasen a ser en el futuro “sólo imágenes”. Con conciencia simultánea, se pone atención al material perturbador que proviene del pasado a la vez que se enfoca en la seguridad o neutralidad que ofrece el presente.

¿Cómo funciona? El modelo PAI

Existe un sistema innato de procesamiento de la información que ayuda a crear redes de memoria adaptativas a través de la creación de nuevas conexiones funcionales. Frecuentemente este proceso está bloqueado en los pacientes traumatizados, provocando memorias aisladas.

Cuando el sistema de procesamiento de información funciona de forma adaptativa (PAI) las experiencias nuevas son asimiladas, están integradas y se conectan con las experiencias y aprendizajes almacenados en las redes neurales. Con el recuerdo del momento traumático esto no es así, ya que se produjo una pérdida de conexión, con nosotros, con nuestros cuerpos, con nuestras familias, con los demás y con el mundo (Levine,P. 2012). Las memorias se encuentran aisladas, haciendo que el discurso de la persona al hablar de ello no sea tan estructurado, fluido y regulado emocionalmente.

Los movimientos oculares en el EMDR

El acceso a esas memorias aisladas se consigue gracias a la estimulación bilateral que se aplica en este tratamiento, proceso que facilita un rápido acceso a todos los canales de asociación conectados a un recuerdo traumático (Shervan, 2010).

Se consigue mediante los movimientos oculares que provocan una respuesta de relajación que, junto a la reducción del ritmo cardíaco y el aumento de la temperatura corporal, favorecen una respuesta exploratoria-orientadora más adaptativa.

Este procesamiento, relacionado con la estimulación del sistema que se produce durante el sueño REM, es la clave del modelo de Procesamiento de la Información a un estado adaptativo (PAI). Permite generar aprendizajes adaptativos nuevos, ayudando a la persona a integrar ese recuerdo en su vida actual.

Beneficios de EMDR

La esencia de EMDR reside en estimular precisamente este sistema innato, que por la vivencia de un evento traumático no funcionó correctamente y recopiló información disfuncional.

Evocando el recuerdo con EMDR se consigue que la información quede almacenada de una forma funcional y elaborada. La diferencia reside en que la memoria ya no será traumática, no se revivirá el trauma como si fuera igual a ese momento y en ese lugar. Más bien, se recordará lo que sucedió, algo que ya es pasado y que con la ayuda de este modelo adaptativo no impedirá disfrutar de una buena salud psicológica.

Tratamientos de trastornos con EMDR

Las evidencias científicas ya han respaldado este tipo de tratamiento. Un gran número de estudios empíricos ya la han reconocido como terapia de primera elección para el tratamiento de patologías como el trastorno de estrés postraumático (TEPT). En las Guías Clínicas, EMDR se encuentra dentro de la categoría A, significando una terapia de gran eficacia y altamente recomendada para tratar el TEPT (American Psychiatric Association, 2004; Department of Veterans Affairs & Department of Defense, 2004; National Institute for Clinical Excellence, 2005; Therapy Advisor, 2004; United Kingdom Department of Health , 2001).

Respecto a las terapias de orientación cognitivo-conductual, numerosos metaanálisis concluyen que EMDR es de eficacia igual o superior (Bisson & Andrew, 2007; Bradley, Greene, Russ, Dutra & Westen, 2005; Davidson & Parker, 2001; Seidler & Wagner, 2006), ofreciendo incluso ventajas en cuanto a la eficiencia y rapidez (Van Etten y Taylor, 1998).

En los últimos años, su implementación se ha extendido al tratamiento de otras patologías y casuísticas, como en el caso de los adultos abusados sexualmente en la infancia. Numerosos estudios empíricos han avalado este tratamiento, que ha mostrado mayor eficacia frente al tratamiento habitual (Edmond, Rubin & Wambach, 1999; Parnell, 1999). Los supervivientes de los abusos refieren una mayor resolución del trauma con EMDR (Edmond, Sloan & McCarty, 2004).

Terapia Cognitivo conductual Vs. EMDR

Una vez más, en la comparación con la terapia cognitivo conductual, EMDR se mostró como una terapia de mayor eficiencia, logrando reducir a la mitad el número de sesiones que con TCC (Jaberghaderi, Greenwald, Rubin, Dolatabadim & Zand, 2004; Rothbaum, Astin & Marsteller, 2005).

Todos los aspectos relativos al trauma y al EMDR son tratados en profundidad en el Máster en Terapias de Tercera Generación y Aplicaciones de las Nuevas Tecnologías impartido en ISEP.

Solicita información del Máster en Neuroeducación gratis y sin compromiso

Avatar de Robert Cotonat Gracia

Acerca del autor:

Robert Cotonat Gracia
Psicólogo General Sanitario. Alumno del Máster en Terapias de Tercera Generación y Aplicación de Nuevas Tecnologías.

Ver todas las entradas por Robert Cotonat Gracia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR