Blog de ISEP

Cómo aprender a estudiar

Cómo aprender a estudiar

Desde que nacemos hasta que morimos tenemos capacidad de aprender, adquirir nuevos conocimientos, estudiar y olvidar. Sin darnos cuenta aprendemos mediante la observación, la experimentación, el ensayo-error, la repetición y la interacción. Traemos una herencia genética que interactúa constantemente entre la cultura a la que pertenecemos, la cual hace posible la maduración, y los aprendizajes imprescindibles para subsistir y evolucionar como especie.

Diferencias entre aprender y estudiar

Estudiar es memorizar una materia que posteriormente se utilizará con un fin académico: ”Estudio para aprobar el examen”. Aprender es adquirir un conocimiento y hacerlo nuestro, de tal manera que esa información quedará almacenada en nuestra memoria y será utilizado una y otra vez. Gracias al uso, lo aprendido no se olvida, se interioriza, se modifica y es parte de las acciones diarias.

Por lo tanto, no es lo mismo estudiar que aprender. Si lo estudiado es significativo se produce el aprendizaje significativo, el conocimiento se interioriza y se utiliza, en cambio si no se utiliza en un periodo breve, nuestro cerebro lo eliminará y dicha información se almacenará en un rincón de nuestro cerebro.

Factores que influyen en el aprendizaje

Son diversas las variables que influyen en el aprendizaje, a continuación te detallamos las más importantes:

La edad

La etapa de 0 a 7 años es cuando se produce el aprendizaje más importante y significativo. Los conocimientos adquiridos como el lenguaje, la marcha, la interacción con los demás propulsará nuevos conocimientos y nuevas conexiones neuronales. No obstante, el cerebro es capaz de seguir adquiriendo nuevos conocimientos, de modificarse e ir evolucionando.

Motivación para favorecer el aprendizaje

La motivación es el motor del aprendizaje. Motivación y constancia son elementos imprescindibles para aprender y estudiar.

Emociones

Las emociones facilitan la concentración, constancia y motivación para estudiar. Si hay un equilibrio emocional aumentará la capacidad de concentración, de recuperar la información, manipularla e interiorizarla.

Hábitos de estudio

Tener un lugar de estudio sin estímulos prepara al cerebro para estudiar. Un horario para el estudio ayuda a disciplinar la constancia y concentración para el estudio y organizar el horario según la materia a estudiar (empezar con lo más difícil, seguir con materia más fácil y terminar con un repaso).

Técnicas de estudio que facilitan el estudio

Esquemas, mapas conceptuales y el subrayado son técnicas efectivas para estudiar toda la materia de manera efectiva.

Por lo tanto, aprendemos a estudiar desde la infancia hasta la vida adulta. Con buenos hábitos de estudio, motivación y constancia tenemos un gran abanico de seguir progresando en nuestro aprendizaje diario y académico.

Si te interesan los métodos de estudio, ¡no dudes en pedir más información sobre el Máster en Intervención en Dificultades del Aprendizaje de ISEP!

Avatar de Idoia Apaolaza

Acerca del autor:

Idoia Apaolaza
Licenciada en Psicopedagogía. Máster en Evaluación e Intervención Logopédica y Posgrado en Atención Temprana de ISEP. Psicopedagoga en Asociación de Psicopedagogos de Euskadi. Psicopedadoga-Logopeda en Ekimena Psikopedagogia.

Ver todas las entradas por Idoia Apaolaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR