ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

Cerebro en vigilia y en sueño ¿Diferencias?

master en neuropsicologia

El ciclo de sueño completo toma un promedio de 90 a 110 minutos. Hay dos tipos diferentes de sueño: NREM (No REM, no movimientos oculares rápidos), que contempla tres etapas, y el sueño REM (Movimientos oculares rápidos).

El sueño NREM es el primer tipo de sueño al que entramos cada vez que dormimos. Sus tres etapas, van desde la más superficial hasta la etapa del sueño más profundo. La mayor parte de nuestro tiempo de sueño se pasa aquí y representa el 75 % del sueño de los adultos.

La primera etapa del NREM se da a partir del momento en que nos dormimos. El cerebro empieza a prepararse para el sueño profundo; los músculos se relajan y la respiración se vuelve lenta y constante; es un sueño muy ligero. Si nos despertamos en este momento, puede que ni siquiera sepamos que habíamos estado durmiendo; de hecho, las personas que pasan largos periodos de tiempo en esta etapa del sueño, suelen afirmar que han dormido mucho menos tiempo de lo que en realidad pasó. Sin embargo, se sienten como si hubieran dormido mucho menos que si lo hubieran hecho en la fase del sueño profundo.

En esta etapa es posible que se experimenten las llamadas “sacudidas hípnicas”, que corresponden a una extraña sensación que hace que sintamos como si nos estuviésemos cayendo o como si acabáramos de tropezar con algo. Es completamente normal y sólo es una señal de que nuestro cuerpo se está apagando lentamente y el sueño pronto estará sobre nosotros.

La etapa 2 implica un sueño más profundo que la etapa 1, no obstante, todavía se puede ser despertado fácilmente en esta etapa, pero sin duda, la persona sabe que había estado durmiendo. Aquí el cuerpo funciona aún más lentamente y las ondas cerebrales se vuelven más lentas a medida que el organismo se prepara para la siguiente etapa del sueño.

La etapa 3 NREM, también conocida como sueño de onda lenta, es la última etapa del sueño, en la cual, el cuerpo está en un sueño profundo. Despertar a alguien de esta etapa sería muy difícil y si se logra, la persona se sentirá muy débil, cansada y desorientada. Las ondas cerebrales se encuentran muy lentas y las funciones corporales disminuyen al mínimo. Aquí es donde el sueño es de calidad, reparador y refrescante. Los sueños son más comunes en esta etapa que en otras etapas de sueño NREM, aunque sólo se recuerdan fragmentos de los mismos o incluso, nada en absoluto.

El sueño REM es el segundo tipo de sueño, y ocurre poco después de un ciclo completo de sueño NREM. Esta es la etapa donde se dan la mayoría de los sueños. El sueño REM es muchas veces llamado sueño paradójico ya que los escáneres cerebrales de las personas que están en la fase REM muestran que sus cerebros son muy activos, a pesar de que están profundamente dormidos.

Desde los 2 años de edad en adelante se pasa cerca del 25 % en sueño en REM. En cambio, los recién nacidos pasan cerca de la mitad de su tiempo durmiendo en REM. Aun luego de muchos años de investigación, el propósito del sueño REM no se entiende completamente. Algunos científicos creen que el sueño REM puede tener algo que ver con nuestros recuerdos y con el hecho de dar un sentido al día a día, lo que podría explicar por qué los recién nacidos tienen más sueño REM que otros a medida que exploran su nuevo mundo. Sin embargo, las personas que han sido privadas de sueño REM en estudios científicos, no muestran ningún cambio en su memoria o cualquier otro aspecto del funcionamiento, por lo que de momento, sigue siendo un poco curiosa y desconocida su utilidad.

Cuando soñamos, solemos tener una imagen vívida y muy detallada del mundo visual que experimentamos, a tal punto de que muchas personas quedan perplejas cuando recuerdan sus sueños al despertar.

El estudio neurofisiológico de Yuval Nir, Itzhak Fried y sus colegas del Laboratorio de Ciencias Cognitivas de París, la Universidad de Wisconsin-Madison y la Universidad de Tel Aviv analizó durante la vigilia y el sueño, la actividad eléctrica de 2.057 neuronas individuales a través de electroencefalogramas obtenidos de electrodos situados dentro de los cráneos de 19 voluntarios, los cuales eran pacientes epilépticos sometidos a cirugía intracraneal. De acuerdo a los resultados, las imágenes durante nuestros sueños parecen reales porque para el cerebro realmente lo son (Sampedro, 2015).

Por otro lado, en dicho estudio se planteó si el sueño REM, que alude a la presencia de movimientos oculares, implica que dichos movimientos son un signo de que el cerebro del durmiente está emulando el procesamiento de las señales visuales típicas de la vigilia. No obstante, los investigadores no llegaron a demostrar que ese sea el caso, pero sí convierte la idea en la hipótesis más probable sobre el sueño REM (Sampedro, 2015).

Las neuronas individuales se comportan de un modo muy similar en fase REM, en todos sus detalles (grado de actividad, frecuencia de las ondas de potencial, fases típicas de latencia y cese de actividad), a cuando están en vigilia. Esto último se observa con gran claridad en el área del lóbulo temporal medial, la cual está directamente involucrada en la formación de memorias visuales de alto nivel (Sampedro, 2015).

“Dado que la actividad del lóbulo temporal medial está íntimamente relacionada con la consciencia visual, nuestros resultados pueden implicar que los movimientos rápidos de los ojos durante el sueño REM reflejan un cambio de la imaginería visual en los sueños, pero se necesitan investigaciones adicionales para establecer esta posibilidad de forma inequívoca” (Nir, 2015., cp. Sampedro, 2015).

Solicita información del Máster en Neuropsicología gratis y sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>