Blog de ISEP

¿Pérdida de memoria? Cuándo la amnesia puede ser la causa

¿Pérdida de memoria? Cuándo la amnesia puede ser la causa

Hablar de amnesia puede implicar tanto una pérdida de memoria como consecuencia de una lesión o una disfunción cerebral, así como la alteración psicógena que afecta directamente al recuerdo de experiencias, hechos o informaciones que retenemos en nuestro cerebro. También, puede deberse a la pérdida progresiva que conlleva muchas enfermedades degenerativas. 

Dicho esto, es importante definir el término de amnesia. Se trata de un trastorno de la memoria, en concreto, una alteración de la función cognitiva, que afecta a nuestras funciones intelectuales y principales circuitos implicados en la capacidad de aprendizaje y retención de la información. En un tema que se estudia en el área de la neuropsicología. 

Tipos de amnesia 

Para clasificar los tipos de amnesia, se pueden atender de diferentes formas. En primer lugar, en función de su continuidad o duración en el tiempo. Se diferencian dos tipos:

  • Amnesia transitoria. Es cuándo la memoria se recupera al completo en periodo temporal de tiempo, que habitualmente suelen ser unos días o semanas. 
  • Amnesia permanente. En este caso, debido a una lesión se produce un trastorno de memoria, dejando secuelas permanentes en los circuitos cerebrales. 

También, se puede clasificar debido a un origen neurológico o psicológico:

  • Amnesia neurológica. También, llamado síndrome amnésico, se debe principalmente a una lesión en el cerebro que afecta a los circuitos que implican el funcionamiento de la capacidad de aprendizaje, verbal y visual. Hay una serie de causas, que pueden implicar la amnesia neurológica, son:
    • Encefalitis, es decir, una inflamación en el cerebro debido a un virus, como, por ejemplo, el virus del herpes simple. 
    • Un accidente cerebrovascular.
    • Por falta de oxígeno en el cerebro debido a un ataque en el corazón o por dificultad respiratoria. 
    • Tumor en el cerebro. 

Por sufrir enfermedades degenerativas como Alzheimer o demencia. 

  • Convulsiones
  • Amnesia psicológica. Este tipo de amnesia no tienen nada que ver con una lesión, es fruto de un trauma en el cerebro. 

¿Cuándo estamos ante un caso de amnesia?

Unos de los primeros signos de alerta cuándo una persona sufre amnesia es la capacidad de retención de información nueva (conocido como amnesia anterógrada) o dificultad para recordar situaciones pasadas (amnesia retrógrada). Por tanto, se van produciendo daños a corto plazo en la memoria.

En general, las personas que sufren amnesia pueden entender palabras orales y escritas y también aprender a realizar ciertos tipos de acciones como coger una bicicleta o tocar un instrumento. En este sentido, la amnesia no afecta a la conciencia, a la inteligencia o la capacidad de atender alguna acción o movimiento.

Es importante no confundir la amnesia con la demencia, puesto que en el caso de la primera no implica otros problemas cognitivos que desembocan en un deterioro del funcionamiento diario. 

Otras causas que pueden indicar que se está sufriendo amnesia puede ser la desorientación o confusión, o recordar situaciones que no han ocurrido, es decir, recuerdos falsos. 

Complicaciones de la amnesia y prevención

La gravedad y el alcance que la amnesia puede tener en una persona puede variar, de manera que puede afectar al desempeño de una rutina diaria como pueden ser el trabajo o las actividades sociales. Incluso, es posible que se pierdan algunos recuerdos de la memoria, imposibilitando su recuerdo. Por ello, puede llegar a ser necesario vivir en un centro de cuidado y ser supervisado por un especialista frecuentemente. 

Para intentar que no esto pase, en algunos casos, se pueden tomar una serie de medidas para así no sufrir una lesión en el cerebro. Algunas de ellas son:

  • Utilizar un caso para vehículos como la bicicleta, patinete eléctrico o una moto. 
  • No consumir demasiado alcohol.
  • Si sufres de alguna infección, tratarla con rapidez para que no se extienda al cerebro.
  • Ante cualquier signo de alarma, ponerse en contacto con un especialista o atención médica. 

Compromiso ISEP

En ISEP, gracias al Máster en Neuropsicología clínica, aprenderás en profundidad este trastorno de la memoria. Además, ampliarás las perspectivas de evaluación, diagnóstico e intervención dentro de las diferentes patologías clínicas que cursan con afectación del Sistema Nervioso Central y alteraciones y/o deterioro de los procesos cognitivos y conductuales. ¡No te lo pienses más e inscríbete ahora en este máster!

Solicita información del Máster en Neuropsicología Clínica

Avatar de ISEP

Acerca del autor:

ISEP
Más de 35 años acompañando en el crecimiento profesional en psicología, educación, logopedia y neurociencias

Ver todas las entradas por ISEP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *