Blog de ISEP

Técnicas para el manejo de conflictos en las parejas

Técnicas para el manejo de conflictos en las parejas

Como sabemos, en las discusiones de pareja a veces se viven momentos de gran tensión y mal humor. Una de las causas más comunes, por ejemplo, suele ser porque uno de los miembros de la pareja desplaza sus frustraciones en el otro, ya sea porque haya tenido un mal día, algún problema etc. ¿Cuántas veces nos hemos dicho a nosotros mismos que la discusión se podía haber evitado? ¿Cuántas horas desperdiciadas pasamos a veces discutiendo simplemente por orgullo de no querer ceder? O nos metemos en ese bucle de mal humor y tensión que muchas veces inconscientemente nos gusta. Una vez metido en ese bucle, ya no hay vuelta atrás, te acaba hasta gustando discutir. El placer de discutir y el orgullo cobra poder. Está claro, que no podemos evitar discutir, pero podemos aprender a manejar los conflictos de la mejor manera posible. Existen diferentes técnicas para controlar estas situaciones, a continuación comparto con vosotros algunas de ellas:

Técnicas para manejar conflictos

Ante las primeras señales de enfado o mal humor de nuestra pareja: podemos cortar la escalada de la ira simplemente con un halago, un comentario positivo, o haciendo uso del humor, para cambiar a un clima más positivo. Nunca debemos  usar el humor cuando la ira ya se haya incrementado, solo al principio.

Tiempo Fuera

Tiempo fuera: nos damos un “descansito” para reflexionar y  aclarar ideas, si nos encontramos ya de lleno en una discusión, esta técnica puede ser beneficiosa para aparcar la discusión: por ejemplo que cada uno se vaya a un sitio de la casa, que se encuentren físicamente separados para poder reflexionar tranquilamente y reanudar la  discusión más tarde. Una vez retomada, lo más seguro es que la comunicación sea más calmada y además  la activación y/o la agresividad hayan disminuido.

Expresión asertiva

Expresión asertiva de nuestros sentimientos negativos: siempre debemos expresar nuestras opiniones, ideas o sentimientos de una manera serena y concreta, por ejemplo: “me he sentido”, “yo opino”, etc. de forma directa, sin rodeos.

Banco de niebla

Banco de niebla: la mayoría de las veces cuando se canaliza el mal humor en el otro miembro de la pareja, este contrataca ya que se siente amenazado. Esta técnica sirve para enfrentarnos a críticas de manera asertiva: aceptar las opiniones, sentimientos o ideas del otro, aunque no las comportamos, es muy importante que la pareja asuma que cada uno puede tener una percepción o punto de vista sobre el problema y que ninguno de ellos tiene la razón absoluta: “Entiendo que hayas reaccionado así porque estabas cansado, pero, por otro lado, entiende que me sentido atacada”.

Pregunta asertiva

Pregunta asertiva: para ayudar a nuestra pareja a formular una crítica sobre el otro, pero de manera asertiva y a indagar sobre el motivo del comienzo del mal humor como, por ejemplo: “Percibo que estás de mal humor, ¿Qué ha sido lo que te ha molestado de mí exactamente?”.

Aserción Negativa

Aserción negativa: reconocer nuestros errores es una cosa que nos cuesta muchísimo, esta técnica consiste en responder a la crítica, reconociendo nuestro error, pero separándolo del hecho de ser buena o mala persona. Porque en un momento dado tengamos conductas inadecuadas hacia nuestra pareja, no significa que nos definan, no debemos generalizarla. Esto ocurre mucho en las parejas, que tendemos a generalizar cuando cometemos errores o hechos aislados: “Lo sé, no estuve adecuada, me equivoqué, pero no por ello soy una egoísta”. 

Auto observación o Introspección

Autoobservación/Introspección: técnica eficaz cuando la persona comienza a estar un poco irascible, se le anima a que reflexione si realmente lo que está diciendo es lo que quiere decir, o si el cansancio o  el hecho de haber tenido un mal día estén hablando por él en forma de mal humor, ejemplo: “Cariño, sé que estás cansada y creo que tu reacción es debido a ello, y lo que me estás diciendo realmente no lo piensas  ¿Verdad?”.

Cambio Mutuo

Cambio mutuo: la mayoría de discusiones, se mantienen porque la pareja quiere que sea el otro el que cambie, entrando así en una especie de queja circular que se retroalimenta: actuar con orgullo porque el otro actúa con orgullo, cada persona debe tomar el control y no esperar a que la otra persona lo haga.

A las personas no se nos enseña cómo manejar estas situaciones, realmente actuamos como podemos, improvisamos con lo que hemos aprendido y observado en nuestro entorno más cercano,  dejándonos llevar por nuestras emociones. En el amor, tampoco se nos enseña a comunicar de manera asertiva y como todo en la vida, también podemos aprender. Es igual de importante trabajar otras competencias como la inteligencia emocional, a saber expresar el amor, transmitir asertivamente los sentimientos, a ser empáticos con nuestra pareja, a expresar lo que sentimos y lo que pensamos de una manera correcta y aprender técnicas de resolución de conflictos.

Solicita información del Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas

Avatar de Silvia Sevilla Monclús

Acerca del autor:

Silvia Sevilla Monclús
Licenciada en Psicología por la Universidad de Las Islas Baleares. Máster en Psicología Clínica de la Salud en ISEP y actualmente cursando el Máster en Psicología General Sanitaria.

Ver todas las entradas por Silvia Sevilla Monclús

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR