Blog de ISEP

Habilidades de comunicación en el entorno oncológico

Habilidades de comunicación en el entorno oncológico

Actualmente, el cáncer supone una de las principales causas de morbimortalidad en todo el mundo. Se trata de una enfermedad grave y compleja, en la que se ven implicadas numerosas variables, que afectan no solamente a nivel físico, sino también a nivel psicosocial.

Cómo abordar el Cáncer desde el punto de vista psicológico

Asimismo, es una de las enfermedades que mayor impacto provoca a nivel personal, tanto al propio paciente como a los familiares, no solo en el momento del diagnóstico, sino durante la vivencia del Cáncer, ya que supone la ruptura de diferentes esferas de su vida. Es intrínseco al Cáncer, síntomas físicos, síntomas psicoemocionales como ansiedad, ira, depresión, culpa y miedo al abandono; necesidades espirituales de perdón, de paz interior etc., así como demandas sociales (Sanz, 2004). No obstante, las variables más estudiadas son la ansiedad, la depresión y los trastornos adaptativos (Martínez et al., 2007) que sufren todos ellos.

¿Qué pueden hacer los profesionales?

Para conseguir una mejora en la calidad de vida del paciente, es imprescindible hacerlo desde una perspectiva asistencial. Tal y como se recoge en la Ley 41/2002 sobre los “Derechos de información concernientes a la salud y la autonomía del paciente, y la documentación clínica” todos los pacientes tienen el derecho a recibir información en relación con su salud. No obstante, a pesar del marco legal y de la conciencia cada vez más presente entre los profesionales de la salud, la realidad es que, hoy, en la práctica diaria continúan presentándose múltiples problemas para cubrir las necesidades del paciente. En este sentido, el compromiso y nivel de implicación por parte de los profesionales de la salud cada vez es mayor puesto que la comunicación resulta ser el pilar fundamental para la construcción de una buena relación entre el personal sanitario y los pacientes.

Comunicación entre el profesional oncológico y paciente

Debe considerarse que, la comunicación del diagnóstico de Cáncer es un momento muy delicado y supone que el personal sanitario valore y atienda de manera totalmente individualizada, buscando cubrir las necesidades de cada paciente.

El diagnóstico de cáncer está marcado por diversas variables de tipo biológico, psicológico y social, repercutiendo a la persona afectada y a su alrededor. Suponiendo esta devastadora noticia, un antes y después en la vida del paciente, así como en sus familiares. En este sentido, el tratamiento del Cáncer debe ir orientado hacia una perspectiva integral y holística, considerando las necesidades psicológicas y sociales además de las biomédicas.

Pacientes con Cáncer, beneficios de la comunicación con perspectiva asistencial

  • Para los pacientes con Cáncer:
    • Presentan una mayor participación en las decisiones (Mira,2004)
    • Tienen una mejor adherencia a los tratamientos (Labrador y Bara, 2004)
    • Mejor adaptación psicológica y social (Arrighi, Jovell, Navarro, 2010)
    • Mayor cumplimiento de las expectativas de los pacientes (Robbins, et al., 1993)

Para el profesional de oncología, establecer una comunicación eficaz supone:

  • Reducción de los niveles de estrés laboral.
  • Facilitación el manejo de los síntomas incrementado su satisfacción.
  • Disminución de la necesidad de prescripción de fármacos no oncológicos.

El Cáncer, no solo una enfermedad física

No obstante, con la premisa de priorizar la vida, y la educación primaria en las universidades por un conocimiento científico, la comunicación por parte de los profesionales de la salud tiende a estar dirigida a la liberación del dolor físico, abandonando las necesidades psicológicas presentes de manera inherente a la enfermedad.

Lo que resulta evidente, es que hablar sobre las preocupaciones, los miedos, las inseguridades es igual de necesario que explorar los síntomas físicos, puesto que la exploración de dichas variables permite al profesional obtener un perfil global de la persona situado en un marco que reconoce la percepción del paciente frente a la enfermedad y a sus necesidades (Cibanal, Sánchez y Balsa, 2010). Esto solo es posible mediante un abordaje holístico del Cáncer, que permita responder a las múltiples necesidades de los pacientes (físicas, emocionales, sociales y espirituales) con un objetivo conciso: mejorar la calidad de vida del paciente. La única manera de conocer esas necesidades es a través de la actuación del profesional, teniendo que estar centrada necesariamente en la escucha activa, la comprensión, la sensibilidad y la solidaridad (Povedano-Jiménez, Catalán-Matamoros, y Granados-Gámez, 2016).

Solicita información del Máster en Psicooncología y Cuidados Paliativos gratis y sin compromiso

Avatar de Sonia García Barrera

Acerca del autor:

Sonia García Barrera
Psicóloga general sanitaria, experta en igualdad de género en el entorno laboral. Actualmente participa en la investigación “Habilidades de comunicación y la humanización de la relación profesional sanitario-paciente en profesionales de la salud del Servicio de Oncología del Hospital Rey Juan Carlos: un diseño de evaluación e intervención”. Alumna del Máster psicología Forense en ISEP.

Ver todas las entradas por Sonia García Barrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR