Blog de ISEP

Entendiendo la depresión: una revisión de sus aspectos más importantes. Parte 2

Entendiendo la depresión: una revisión de sus aspectos más importantes. Parte 2

Presentamos la segunda parte de un total de tres del amplio artículo sobre la depresión realizado por la alumni de ISEP Ana María Ospina. En la primera parte, que se puede consultar aquí, se realizó una introducción a la depresión y sus síntomas en los individuos en función de su edad y género. El Trabajo Final de Máster de la alumni sobre esta temática se puede consultar y descargar gratuitamente aquí: TFM -Entendiendo la depresión: una revisión de los aspectos más importantes. En esta segunda parte se llevará a cabo un análisis de sus causas y su coexistencia con otras enfermedades y trastornos.

La coexistencia de la depresión con otras enfermedades y trastornos

La depresión con frecuencia coexiste con otras enfermedades o trastornos mentales, los cuales pueden ser los precursores o causas de la depresión o ésta puede generar a su vez otros trastornos o enfermedades como consecuencias, es decir, pueden ser el resultado o la causa de la depresión. En este sentido es que se habla de comorbilidad que debe ser igualmente diagnosticada y tratada. Entre los más comunes están los trastornos de ansiedad, como el trastorno de estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la fobia social y el trastorno de ansiedad generalizada. En varias investigaciones sea afirmado que muchos trastornos de ansiedad llegan a evolucionar a un trastorno depresivo que conllevan síntomas de este tipo muchas veces resulta difícil separar los síntomas de ansiedad y depresión cuando se presentan de forma conjunta y puede llegar a confundir al profesional de la salud, sin entender que muchas veces presentan síntomas de ambos trastornos de forma simultánea.

Igualmente, la depresión se relaciona con los trastornos de personalidad, como el evitativo, el dependiente y el narcisista y es importante tener presente el trastorno de personalidad porque este puede ensombrecer el pronóstico del trastorno depresivo. La importancia de la comorbilidad de la depresión y los trastornos de personal radica principalmente en las implicaciones clínicas, ya que hay implicaciones en la sintomatología, en el curso y el pronóstico de la enfermedad (los TP pueden precipitar o modificar la manifestación de los síntomas de depresión, siendo más complejas y graves, empeoran el curso y la evolución de la depresión, aumentando el riesgo de recaídas y el aumento de la cronicidad, así como una comorbilidad con TP se considera como un indicador de mal pronóstico en cuadros depresivos.

Por otra parte, una persona con un duelo reciente puede experimentar manifestaciones que se parecen a una depresión. Sin embargo, el duelo es una reacción o respuesta emocional natural que se presenta frente a la perdida de una persona o de algo importante para el doliente.  El duelo y la depresión, aunque son cuadros diferentes, también se pueden presentar juntos, en tanto que se puede desarrollar una depresión en el transcurso de un duelo.

También existe una comorbilidad entre la depresión y las enfermedades físicas. Esta comorbilidad se da en las dos direcciones, lo que significa que la enfermedad física es un factor de riesgo para la aparición de trastornos depresivos, así como los trastornos depresivos aumentan la probabilidad de que una persona sufra de una enfermedad física es un factor de riesgo para la aparición de que una persona sufra una enfermedad física.

La depresión y sus causas

En la depresión no hay una única causa, sino que es un producto de múltiples causas, donde intervienen factores de diferente índole, así como su combinación. Entre los factores que intervienen se encuentran los factores biológicos, genéticos, bioquímicos, psicológicos, sociales y ambientales.

Se ha encontrado en la influencia genética es más marcada en aquellos pacientes que presentan formas graves de depresión y síntomas de depresión endógena. Entre los estudios familiares se parte de la hipótesis de que, para un trastorno hereditario determinado, la prevalencia de la enfermedad será mayor entre los afectados en la población general y que cuanto mayor sea el porcentaje de genes compartidos con la persona afectada, mayor será el riesgo de desarrollar el trastorno.

Entre los factores bioquímicos, está la hipótesis de las monoaminasas, que relaciona la depresión con un déficit funcional de ciertos neurotransmisores (serotonina, noradrenalina y dopamina).

Por otra parte, entre las causas sociales o ambientales están todos aquellos estímulos externos que influyen en la persona y que actúan como catalizadores de una depresión (situaciones negativas, familiares y/o laborales, pueden producir estrés y desencadenar una depresión.

Causas psicológicas en la depresión

En cuanto a las causas psicológicas, existen las siguientes causas: el sesgo pesimista, la falta de estimulación, los problemas de gestión atencional, los traumas ligados al pasado y la tendencia al pensamiento obsesivo. Existen además teorías conductuales que dicen que la depresión es un fenómeno aprendido, relacionado con las interacciones negativas entre la persona y su entorno; estas interacciones con el entorno pueden influenciar y ser influidas por las cogniciones las conductas, las emociones y las relaciones entre estos factores. Otra teoría es la que se basa en la disminución del refuerzo positivo y plantea que la depresión es el resultado de la reducción del refuerzo positivo contingente a las conductas del paciente. También están las teorías cognitivas, que proponen que la depresión se origina por la percepción errónea de sí mismo, de los otros y de los sucesos que pueden dar lugar a un trastorno depresivo.

La depresión y sus etapas

Aunque la depresión puede tener diferentes tipos de cursos y la sintomatología concreta puede variar de persona a persona, se puede considerar que generalmente la persona que sufre de un episodio depresivo atraviesa por una serie de etapas, hasta desarrollarla por completa:

    • Suceso desencadenante
    • Activación de distorsiones cogniciones
    • Aparición de los síntomas
    • Inhibición vital
    • Aparición de problemas mantenedores de la depresión

La depresión se trata ampliamente en diversos Másters de ISEP, destacando especialmente el Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Si te interesa el tema, ¡no dudes en pedir más información!

Avatar de Ana María Ospina

Acerca del autor:

Ana María Ospina

Ver todas las entradas por Ana María Ospina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR