Blog de ISEP

Aprendiendo a convivir con los miedos

Aprendiendo a convivir con los miedos

Las personas somos emociones, pensamientos y actos. Pensamientos ligados a una emoción o a un hecho que conecta automáticamente con nuestras emociones. Las emociones son imprescindibles para sobrevivir: la alegría, la ilusión y la esperanza hacen que la vida resulte más fácil y cómoda.

No obstante, existen emociones como la tristeza, la vergüenza, la ansiedad y los miedos que hacen que la vida sea un camino de espinas.

El origen de las emociones

El sistema límbico, situado en la parte temporal de nuestro cerebro es el encargado de controlar nuestras emociones, recuerdos y es dónde se sitúa la amígdala, la estructura más importante dentro del sistema límbico. Es la que guarda y maneja nuestras emociones más racionales e irracionales; el miedo, la ira, la tristeza, etc.

 ¿Son necesarios los miedos?

, el miedo es una emoción básica y necesaria para sobrevivir. Gracias al miedo, somos capaces de identificar amenazas que ponen en riesgo nuestras vidas y salvaguardarnos de los peligros y sobrevivir.

Por lo tanto, gracias a que sentimos el miedo somos capaces de reaccionar ante el peligro, buscar alternativas y crecer como personas ante nuevas adversidades.

Cómo puedo convivir con los miedos

  1. Identificar el origen del miedo: Conectar con nuestras emociones es esencial para afrontar y disfrutar de la vida. ¿Por qué siento miedo? ¿Cuál es el pensamiento que hace que me ponga alerta?
  2. Escribir en una hoja el miedo: Una vez que tengamos el miedo identificado, es importante darle nombre y escribirlo.
  3. Buscar alternativas: Escribir en una hoja cómo afrontaremos el miedo, las alternativas, dificultades a los que nos enfrentaremos y las estrategias que utilizaremos.
  4. Analizar los recursos que tenemos: ¿Quién me puede ayudar ¿Necesito ayuda profesional? ¿Qué recursos tengo? (personal, económico, etc.).
  5. Realizar un plan para ponerlo en marcha: Es importante poner un calendario con fechas y empezar poco a poco a dar pequeños pasos para superar el miedo. Recuerda que es mejor empezar despacio y valorar cada paso que se dé, por muy pequeño que sea.
  6. No rendirse: Los miedos aparecerán con más fuerza en momentos de flaqueza. Es necesario saber identificar en qué momento personal nos encontramos. En el camino a aprender a convivir con los miedos, habrá momentos que avanzaremos y otros que retrocederemos unos pasos, lo importante es no rendirse.

Como conclusión, es necesario saber disfrutar de la vida, de los buenos momentos que llenaremos con buenas emociones y saber afrontar los malos momentos que sin duda nos tocará vivir y superarlas. En este camino, el miedo será nuestro compañero de viaje. Por lo tanto, dependerá de nuestra actitud y capacidades emocionales saber convivir con él y salir exitosos de ello.

La superación de los miedos

La superación de los miedos es un apartado psicológico con una fuerte presencia en los Másters de ISEP enTerapias Contextuales y en Psicoterapia Infantojuvenil. ¡No dudes en pedir información!

Avatar de Idoia Apaolaza

Acerca del autor:

Idoia Apaolaza
Licenciada en Psicopedagogía. Máster en Evaluación e Intervención Logopédica y Posgrado en Atención Temprana de ISEP. Psicopedagoga en Asociación de Psicopedagogos de Euskadi. Psicopedadoga-Logopeda en Ekimena Psikopedagogia.

Ver todas las entradas por Idoia Apaolaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR