Blog de ISEP

Importancia de desarrollar la Inteligencia Emocional

Importancia de desarrollar la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional es un concepto un tanto controvertido, así como cuenta con personas que lo apoyan y adoptan en su práctica profesional. Si bien son muchos los autores que han trabajado, el concepto de la Inteligencia Emocional es originalmente atribuido a Salovey y Mayer en los años 90. Según ellos, la inteligencia emocional consiste en la habilidad para manejar los sentimientos y emociones, discriminar entre ellos y utilizar estos conocimientos para dirigir los propios pensamientos y acciones.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Sin embargo, fue luego de la publicación del libro de Daniel Goleman, llamado Inteligencia Emocional, que la difusión de este concepto a nivel general se incrementó considerablemente. Goleman define la Inteligencia Emocional como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”.

Principios de la Inteligencia Emocional

Podríamos decir que la inteligencia emocional se basa en los siguientes principios, según Gómez en el 2000:

  • Autoconocimiento. Capacidad para conocerse uno mismo, saber los puntos fuertes y débiles que todos tenemos.
  • Autocontrol. Capacidad para controlar los impulsos, saber mantener la calma y no perder los nervios.
  • Automotivación. Habilidad para realizar cosas por uno mismo, sin la necesidad de ser impulsado por otros.
  • Empatía. Competencia para ponerse en la piel de otros, es decir, intentar comprender la situación del otro.
  • Habilidades sociales. Capacidad para relacionarse con otras personas, ejercitando dotes comunicativas para lograr un acercamiento eficaz.
  • Asertividad. Saber defender las propias ideas no respetando la de los demás, enfrentarse a los conflictos en vez de ocultarlos, aceptar las críticas cuando pueden ayudar a mejorar.
  • Proactividad. Habilidad para tomar la iniciativa ante oportunidades o problemas, responsabilizándose de sus propios actos.
  • Creatividad. Competencia para observar el mundo desde otra perspectiva, diferente forma de afrontar y resolver problemas.

Pero Goleman, no es el único autor que trabaja la inteligencia emocional, de hecho, existen categorías completas de modelos teóricos que buscan definir, explicar y trabajar este concepto.

Encontramos el modelo mixto, dentro del cual se encuentra Goleman y Bar-on; el modelo de habilidades, donde se encuentra Salovey y Mayer; y la categoría de Otros modelos donde se encuentra Cooper y Sawaf o el modelo de Boccardo, Sasia y Fontenla, entre otros autores que hablan de Inteligencia Emocional.

Importancia de la Inteligencia Emocional

Bien, ahora hablemos un poco de la importancia de este concepto. A nivel general y desde diferentes disciplinas, la Inteligencia Emocional se ha asociado a la capacidad de regulación emocional con diferentes perspectivas de éxitos personal. Podríamos hablar de un mayor alcance académico, logros sobresalientes a nivel laboral, mayores y mejores relaciones interpersonales,

Quienes reciben puntuaciones altas en los instrumentos de evaluación de Inteligencia Emocional refieren mayor satisfacción con la vida, mayor calidad y cantidad de relaciones sociales, un clima familiar más positivo, más éxito académico y mayor conducta pro-social que las personas con Inteligencia Emocional baja según Palmer, Donaldson & Stough.

Por ejemplo, en el ámbito laboral se ha asociado fuertemente al manejo de estrés bajo presión, por lo cuál, aquellas personas que buscan contratar a una persona para un cargo en el que posiblemente estará sometido a altas cantidades de estrés, suelen aplicar algunos test de Inteligencia Emocional para tratar de prever cómo será el comportamiento de ese sujeto en dichas situaciones. A mayor puntuación de Inteligencia Emocional, mayor tolerancia al estrés.

Tratamiento baja Inteligencia Emocional

Ahora bien, podríamos entender que un paciente llegaría a terapia cuando en una u otra de sus esferas relacionales presentara un desajuste, en donde su bajo control emocional estuviera generando problemas en su trabajo, con su familia, amigos, pareja o consigo mismo. Esto podría estar incluido a nivel de diagnóstico en un trastorno de personalidad, o resultar predisponente para un trastorno emocional.

La intervención clínica para una baja Inteligencia Emocional como tal, no está planteado, o al menos no documentado de forma extensa. Fuera de terapia existen muchas personas que ofrecen cursos presenciales, a distancia, libros de auto ayuda y demás elementos didácticos con la promesa de mejorar la Inteligencia Emocional.

Sin embargo, en terapia se trabajan conceptos tanto del modelo de habilidad como percepción y expresión de emociones, regulación emocional y de activación fisiológica, manejo de estrés; así como del modelo de personalidad: comunicación y toma de decisiones de forma asertiva, empatía, autoestima, capacidad de afrontamiento, tolerancia a frustración, entre otros. Todos estos temas se tratan con profundidad en el Máster en Inteligencia Emocional de ISEP.

Solicita información del Máster en Inteligencia Emocional

Avatar de Alejandro Mera

Acerca del autor:

Alejandro Mera
Psicólogo profesional egresado de la universidad Mariana de la ciudad de Pasto (Nariño) al sur de Colombia, magister en formación en psicología clínica y de la salud y en psicoterapia cognitivo conductual en ISEP.

Ver todas las entradas por Alejandro Mera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.