Blog de ISEP

18F – Día Internacional del Síndrome de Asperger, ¿Qué sabemos hoy?

18F – Día Internacional del Síndrome de Asperger, ¿Qué sabemos hoy?

Hoy 18 de febrero se reivindica el día internacional del Síndrome de Asperger (SA)

El Síndrome de Asperger y su historia reciente

El SA es un trastorno del neurodesarrollo. Eso implica que las personas diagnosticadas de Síndrome de Asperger, van a presentarlo y tener esta condición, al largo de su vida, teniendo inicio en los primeros años de vida.

Fue reconocido por la comunidad científica (DSM-IV: Diagnostic and Statistical Manual) en el 1994, y se incluyó en el 2013 dentro de la etiqueta diagnóstica de Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Aunque a nivel de manual diagnóstico, haya desaparecido esta etiqueta, las personas con Síndrome de Asperger se siguen identificando con ella, y no se identifican con la etiqueta más genérica de TEA, ya que consideran que no les representa de forma suficiente. Algunos de ellos, ante este cambio, se mostraron no conformes, y es por esa razón, que a nivel social, se sigue usando esta etiqueta hoy en día.

Diferencias entre Síndrome de Asperger y Autismo

En el Síndrome de Asperger las competencias a nivel intelectual y de lenguaje, se mantienen, a diferencia de algunos casos o características más propias de la definición de autismo clásico.

Las personas con Síndrome de Asperger presentan dificultades a nivel de comunicación, mostrando un lenguaje a menudo, muy adultiforme, además de una prosodia alterada.

Presentan habitualmente, una comprensión literal del lenguaje, presentando dificultades en comprender el sentido figurado de algunas frases o expresiones, y en consecuencia su respuesta puede ser desajustada o descontextualizada y derivar en conflictos interpersonales con los demás.

Así mismo, presentan dificultades en la identificación de emociones propias y la gestión de las mismas.

Además, se debe hacer referencia a la Teoría de la Mente, puesto que tienen dificultades en comprender e inferir los estados mentales de los demás de forma flexible y contextual, y establecer y mantener interacciones sociales, aunque muestren motivación hacia éstas.

Es por esa razón, que a menudo su respuesta puede ser atípica o poco común, teniendo en cuenta el contexto. Este hecho, a menudo, puede generarles situaciones de fracaso social con los demás. En consecuencia, puede afectarles a su autoestima o generarles frustración.

El pensamiento rígido de las personas con Síndrome de Asperger

Cabe mencionar, que otras de las características propias de las personas con Síndrome de Asperger, es que presentan un pensamiento rígido e inflexible, unos intereses circunscritos o restringidos con una elevada intensidad y persistencia.

Hay un tema o varios que les generan mucho interés y acaban convirtiéndose en “expertos” de ese tema, ya que conocen muchos detalles y buscan información sobre ello. A nivel relacional, a menudo en sus conversaciones, se centran en su tema de interés, sin tener en cuenta si la otra persona comparte o no su mismo interés. Así que a menudo, la conversación es poco recíproca y tiende más a ser un monólogo.

El Síndrome de Asperger y el trabajo terapéutico

A nivel terapéutico, se trabaja con las personas con Síndrome de Asperger para que aumenten su conciencia sobre sus propias características y trabajar aspectos como las habilidades sociales, la introspección emocional, la flexibilidad cognitiva, etc.

Hoy, 18 de febrero, se celebra el día internacional del Síndrome de Asperger, que coincide con el aniversario del nacimiento de Hans Asperger, un psiquiatra de origen austríaco que describió por primera vez el síndrome.

En los medios de comunicación, últimamente se representa a diferentes personas con Asperger, por ejemplo, en diferentes series de televisión y películas.

Por un lado, es positivo ya que estas iniciativas promueven la visibilización y la sensibilización de las personas con SA, pero al mismo tiempo, reflejan perfiles concretos de personas con Asperger, y eso puede conllevar a cierta confusión. Eso es debido a que, la población general se queda con idea concreta del Síndrome de Asperger y por tanto, no generalizable a la población con SA.

A menudo, se representan en los medios de comunicación, personas con SA que parecen “genios”, y esa idea sería errónea ya que no todas las personas con Síndrome de Asperger tienen un cociente intelectual superior a la mayoría o normalidad.

Solicita información del Máster en Trastornos del Espectro Autista

Avatar de Berta Massaguer

Acerca del autor:

Berta Massaguer
Psicóloga General Sanitaria y Educadora Social. Especializada en Trastornos del Neurodesarrollo. Doctoranda en Psicología. Experta en intervenciones sistémicas por la Escuela Vasco Navarra de Terapia Familiar (EVNTF). Estudiante del Máster en Psicología Forense de ISEP.

Ver todas las entradas por Berta Massaguer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *