Blog de ISEP

¿Dejamos de aprender alguna vez?

¿Dejamos de aprender alguna vez?

Desde que nacemos hasta que morimos tenemos capacidad de aprender, adquirir nuevos conocimientos, estudiar y olvidar. Sin darnos cuenta aprendemos mediante la observación, experimentación, ensayo-error, repetición e interacción. Traemos una herencia genética que interactúa constantemente entre la cultura a la que pertenecemos, el cual, hace posible la maduración y los aprendizajes imprescindibles para subsistir y evolucionar como especie.

Pero, ¿cómo aprendemos?

Los seres humanos aprendemos a través de la observación y la interacción. Tal como dice Albert  Bandura (teoría del aprendizaje social),el sujeto necesita interactuar con el entorno, observar el entorno y aprender de él.

La etapa de 0-7 años, es cuando se produce el aprendizaje más importante y significativo. Los conocimientos adquiridos como el lenguaje, la marcha, la interacción con los demás propulsará nuevos conocimientos y nuevas conexiones neuronales.  No obstante, el cerebro es capaz de seguir adquiriendo nuevos conocimientos, de modificarse e ir evolucionando. En este punto, un avance importante en el aprendizaje será la adquisición del lenguaje. Gracias a ello, el niño es capaz de comunicarse con el entorno e ir enriqueciendo su mundo . Es capaz de dar significado a los objetos, a su necesidades internas (sed, hambre) y disminuirán sus frustraciones y rabietas a medida que vaya adquiriendo el lenguaje y pueda decir lo que quiere.

Tópicos acerca del aprendizaje de esta sociedad

¡Ya no tengo edad para estudiar!

Si bien es verdad que la mejor etapa de la vida es cuando somos niños por la elasticidad cerebral, los seres humanos tenemos capacidad de aprendizaje durante toda nuestra vida. Si a esto le sumamos que un adulto sabe marcar sus objetivos, mayor capacidad de organización y constancia mayor será la motivación por lo que el aprendizaje estará asegurado.

¿Para qué estudiar si luego se me va a olvidar?

Está demostrado que estudiar es un buen ejercicio para el cerebro. Se adquieren nuevos conocimientos, que aunque algunos se olviden otros pasarán a ser parte de aprendizajes más tardías, se trabajan las funciones ejecutivas y ayudan a mantener  la mente más activa.

  • Aprendizaje significativo: Es el aprendizaje que tiene conexión con la motivación interna. En este tipo de aprendizaje, la persona analiza los conceptos que tiene que interiorizar y los une con su vida personal. No podemos olvidar que, somos emoción y pensamiento. Por tanto, mayor capacidad de interiorizar lo que hay que estudiar, mayor capacidad de hacerlo de uno mismo. Resultado aprendizaje significativo, motivacional y constructivo para aprendizajes tardías.
  • Aprendizaje memorístico: Es el aprendizaje denominado “estudiar por estudiar”. Es el más común en el Sistema Educativo actual. El alumno estudia para el examen y luego al poco tiempo se le olvida lo estudiado. Es un aprendizaje a corto plazo.

Como conclusión tenemos capacidad de adquirir nuevos conocimientos, por lo tanto “nunca es tarde si la dicha es buena”.

Máster en Neuroeducación y Optimización de Capacidades

Avatar de Idoia Apaolaza

Acerca del autor:

Idoia Apaolaza
Licenciada en Psicopedagogía. Máster en Evaluación e Intervención Logopédica y Posgrado en Atención Temprana de ISEP. Psicopedagoga en Asociación de Psicopedagogos de Euskadi. Psicopedadoga-Logopeda en Ekimena Psikopedagogia.

Ver todas las entradas por Idoia Apaolaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *