Trastorno de estrés post-traumático. Un cuadro de diagnóstico más allá de lo evidente

Reseña breve:

Trastorno de estrés post-traumático. Un cuadro de diagnóstico más allá de lo evidente: la dificultad de su pesquisa, su cercana relación con patologías del Eje I y la gran relevancia del diagnóstico diferencial para un tratamiento efectivo. 

“En la actualidad existe un mayor conocimiento y comprensión del Trastorno de Estrés Post Traumático (TEPT), gracias a la multiplicidad de estudios y publicaciones que hay dentro de la literatura científica (Carvajal, 2011; Sigales, 2006). Y esto se debe en gran medida, al interés surgido por las dificultades que han existido en la pesquisa del TEPT a lo largo de su historia, siendo este un diagnostico fácil de pasar por alto, en especial cuando se acompaña junto a otra/s patología/s (Figueiraa & Mendlowiczb, 2006; Secades, Martínez-Cordero & Bobes, 2011; Serrano et al., 2009), lo cual, se ha visto, que es más la norma que la excepción, y podría estar indicando que hay más población con cuadro TEPT de la que realmente se conoce (Alejo et. al, 2007).

En los estudios e investigaciones aquí revisados, se ha podido evidenciar que el TEPT presenta una alta comorbilidad psiquiátrica con patologías del EJE I, en especial con cuadros1 como la depresión, trastorno de ansiedad o algún consumo de alcohol y/o sustancias (Carvajal et. al 2006, Margis, 2003). Por lo que, en muchas oportunidades la sintomatología de este cuadro, puede verse “enmascarada” por el/los cuadros patológicos conexos, los cuales, pueden superponerse en su manifestación sintomatológica e interrumpir en la pesquisa y diagnóstico del TEPT (Serrano et al., 2009). Reforzando lo anterior, Carvajal (2002) hace alusión a que en ocasiones los síntomas postraumáticos se ocultarían en alguna comorbilidad psiquiátrica, apareciendo sólo como un cuadro subsindromático o, incluso, se presentarían de forma retardada (meses o años post accidente), período en el cual muchos de los cuadros TEPT son “pasados por alto”, existiendo una alta probabilidad de no ser tratados o de recibir tratamientos poco efectivos…”

Autor:

María Isabel Thomas Soto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR