Blog de ISEP

Comprendiendo los diferentes tipos de afasias

Comprendiendo los diferentes tipos de afasias

Una lesión en el Sistema Nervioso Central (SNC), especialmente si afecta al hemisferio izquierdo, puede suponer daños en áreas o estructuras cerebrales implicadas en el lenguaje y la comunicación. De este modo, cuando una persona sufre una lesión cerebral y como consecuencia de ello, experimenta una pérdida total o parcial de la capacidad del cerebro para comprender o utilizar el lenguaje, estamos frente a un caso de afasia.

¿Qué es una afasia?

El DSM-V define la afasia como “una disfunción del lenguaje que puede involucrar una alteración de la comprensión o la expresión de palabras o equivalentes no verbales de palabras (gestos, expresiones faciales…), derivada a un problema en los centros del lenguaje de la corteza cerebral y los ganglios basales, o en las vías de la sustancia blanca que los conectan”.

Tipos de afasias

En función de la parte lingüística que queda más afectada, la afasias se pueden clasificar en:

Afasias de expresión (motora, no fluente o de Broca)

Se produce por la lesión de la circunvolución frontal inferior (área de Broca) izquierda y áreas adyacentes.

Se caracteriza por la dificultad de producir lenguaje. Aunque, la comprensión y la capacidad para conceptualizar están relativamente preservadas. De este modo, es común que los pacientes con este tipo de afasias muestren un lenguaje oral muy reducido, agramatismo, alteraciones en la fluidez, anómia, parafásias fonéticas…

Afasias de recepción (sensitiva, fluente o de Wernicke)

Está causada por una lesión en áreas temporo-parietales (área de Wernicke) y es la causante de las dificultades a la hora de recibir, descodificar y comprender el lenguaje. En estos casos, los pacientes pueden hablar con oraciones largas (logorrea), pero las cuales no tienen ningún significado, debido a que agregan palabras innecesarias, neologismos o cambian una palabras por otras (parafasias).

Afasias de conducción

Se produce por una lesión de fascículo arqueado que conecta el área de Broca y de Wermicke. Se caracteriza clínicamente por dificultades en la repetición.

En este tipo de afasias, la expresión oral es fluente, con parafasias fundamentalmente fonenicas, es decir, el paciente realiza pausas en un intento de encontrar las palabras adecuadas. En el plano de la compresión oral, ésta se encuentra algo alterada, de modo que aunque la lectura en voz alta y la escritura están alteradas, la comprensión lectora se conserva.

Afasias sensoriales transcorticales

En este tipo de afasias, el output verbal es fluido (frecuentemente parafásico y de contenido irrelevante) y la comprensión es muy limitada. No obstante, la repetición, al igual que en el resto de afasias transcorticales, está conservada. Se trata de una afasia simular a las de recepción pero de carácter más leve en donde la repetición está conservada y la lectura y la escritura están alteradas.

Afasias motoras transcorticales

Aparece por lesiones en la sustancia blanca inmediatamente anterior al asta frontal del ventrículo lateral izquierdo, o por lesiones corticales y de sustancia blanca en las regiones prefrontales y premotoras que rodean el opérculo frontal.

El paciente con afasia motora transcortical sufre una reducción importante del habla espontánea, la cual se convierte en dificultosa, escasa, disprosódica y generalmente compuesta por frases cortas. Esta particularidad contrasta con su repetición, ya que pueden llegar a repetir frases bastante largas, haciendo que se trate de un tipo de afasia similar a la de expresión pero más leve y con la repetición conservada.

Afasias anmésicas

Se trata del tipo de afasia más leve y frecuente, la cual se produce por lesiones en diversas localizaciones o por el déficit residual de otras afasias tras un proceso de rehabilitación.

La afasia anmésica se caracteriza por una importante dificultad en la denominación, junto a una expresión fluida, una comprensión relativamente preservada y una capacidad para la repetición caso normal.

Asimismo, presenta como aspecto preponderante una falta de vocablo, derivada de la incapacidad de beneficiarse de las ayudas. De este modo, el paciente da continuos rodeos para explicarse sin utilizar la palabra que busca (circunloquio), además de utilizar muchas palabras que son poco específicas.

Afasias globales

En este tipo de afasia tanto la comprensión como la expresión están alteradas, debido generalmente, a una interrupción temporal del riego sanguíneo en la arteria cerebral media.

En un primer momento suele aparecer un mutismo total, pasando luego a cierta verbalización, la cual se suele manifestar con estereotipas verbales repetitivas.

Afasias mixtas

Se consideran como afasias mixtas, las formas intermedias de los diversos cuadros afásicos comentados anteriormente.

No obstante, se caracterizan por una pobre habla espontánea y pese a que puede responder con una verbalización fluida corta, la respuesta suele ser una repetición directa de las palabras del otro (ecolalia) sin que exista comprensión.

Cómo Diagnosticar las afasias

Para diagnosticar las afasias, el neuropsicólogo o el logopeda debe realizar diferentes pruebas neurológicas y neuropsicológicas tales como la toma de imágenes del cerebro (TC. RM), las cuales permitirán identificar la causa y las zonas afectadas. Asimismo, es importante determinar su efectivamente se trata de una afasia, o si bien se trata de un problema de comunicación surgido de otras alteraciones, como por ejemplo un deterioro de la audición o de la visión.

A la hora de diagnosticar a un paciente afásico el neuropsicólogo y/o el logopeda disponen de varias alternativas para medir los distintos aspectos lingüísticos. Los tests que se utilizan con más frecuencia son:

  • Test Barcelona revisado: evalúa cuantitativamente las capacidades neuropsicológicas básicas del paciente y mediante una aproximación estadística y psicométrica, permite conocer el estado funcional de las áreas neuropsicológicas más importantes.
  • Test de Boston: permite el desarrollo de un perfil cognitivo que refleja las disociaciones condicionadas por la patología cerebral.

Con esta exploración neuropsicológica, se determinará el nivel de disfunción del paciente, así como el tratamiento más adecuado a su caso. Asimismo, se podrá hacer una evaluación potencial del índice de recuperación que podrá tener el paciente tras el tratamiento.

En cualquier caso, la recuperación dependerá de la causa de la lesión, de su tamaño y ubicación, del perfil del paciente, de la extensión del tratamiento del lenguaje y de la respuesta que tiene el paciente frente al tratamiento.

Solicita información del Máster en Logopedia Clínica en Daño Neurológico gratis

Avatar de ISEP

Acerca del autor:

ISEP
Más de 35 años acompañando en el crecimiento profesional en psicología, educación, logopedia y neurociencias.

Ver todas las entradas por ISEP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR