ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

E-terapia, la psicoterapia de la era digital

Máster en Terapias de Tercera Generación y Aplicación de las Nuevas Tecnologías

La práctica en psicología clínica se ha sustentado, desde siempre, como una relación que se establece entre un profesional y una persona que asiste en búsqueda de ayuda por causa de alguna dificultad emocional que interrumpe el equilibrio de su vida. El psicólogo es una persona que cuenta con un marco referencial sobre la salud y usa técnicas que le permiten intervenir en las problemáticas de aquel que acude a terapia (Coderch, 2005).

La mayoría de intervenciones en psicología clínica se diseñaron para implementarse en encuentros cara a cara entre un psicólogo y un paciente, y se fundamentan en el intercambio verbal. Los encuentros están regidos por un conjunto de reglas (costo, frecuencia y duración de las sesiones) y se plantean los objetivos de trabajo según la modalidad de intervención y la designación de roles para cada uno de los protagonistas del proceso. Este marco se ha visto alterado con el impacto de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en psicología clínica y el nacimiento de la E-terapia o el uso de mensajes de texto, correos electrónicos y otros medios escritos para desarrollar la terapia.

El uso de Internet en psicología, en un principio, se aplica en situaciones en donde las intervenciones tradicionales no son posibles, debido a la distancia o la estigmatización. Pero cada vez más, la falta de tiempo o la instantaneidad que ofrece se convierten en los motivos con más peso para implementarla. En los últimos años la comunidad de profesionales de la psicología se ha visto con la necesidad de reformular las teorías y paradigmas preestablecidos. Ahora Internet permite que distancia y presencia no sean entendidas como palabras antónimas. Lévy afirma que la virtualización modifica la experiencia y la desterritorializa, se separa “el aquí y el ahora” y deja de ser importante el lugar físico en el que se da un encuentro. El encuentro entre paciente y terapeuta se convierte en un simple intercambio comunicativo, despojado de características físicas y tangibles: nace una nueva forma de dar terapia.

Ventajas y limitaciones de la e-terapia
La psicoterapia online tiene ventajas respeto a la terapia tradicional, como el aumento de la frecuencia de las sesiones terapéuticas, dado que permite establecer contacto con el terapeuta de forma más fácil (utilizando el whatsapp, por ejemplo). Y es una opción para usuarios que de otro modo no podrían recibir intervenciones terapéuticas, ya sea por limitaciones económicas, geográficas físicas o psicológicas como en caso de depresión mayor, esquizofrenias graves o fobias, entre otras. Es mejor una intervención psicológica online que la ausencia de tratamiento (Carlino, 2010; Kraus, Zach, & Stricker, 2004; Proudfoot, 2004).

La invisibilidad del terapeuta también puede ser un punto a favor, ofreciendo mayor confidencialidad y autorrevelación. Algunos autores (Copeland & Martin, 2004 como se cita en Elliot et al., 2008; Elliot et al., 2008; Proudfoot, 2004) sostienen que incluso permiten mayor apertura y honestidad por parte de los consultantes: el paciente puede sentirse menos avergonzado al no exponerse cara a cara con el psicoterapeuta, presentar una mayor adhesión a la terapia y aumentar su percepción de autoeficacia.

También facilita un análisis más exhaustivo del componente verbal, muy valorado en la orientación cognitiva.

Como limitaciones, la e-terapia hace que se pierdan aspectos importantes de la comunicación no verbal que son también fuente de información para el terapeuta y su ausencia no permite evaluar con claridad la calidad de la relación terapéutica. También, obliga a ambos participantes a disponer de conexión a Internet y dispositivos tecnológicos, que suponen un coste adicional a la terapia en sí.

Estudios recientes demuestras que existen diversas aplicaciones de e-terapias que alcanzan resultados similares a los tratamientos tradicionales, como la rehabilitación cognitiva a distancia, los tratamientos en trastornos de pánico, depresión o prevención del suicidio. Pero, aún hay mucho camino por recorrer.

Cada vez más psicoterapeutas ofrecen e-terapia. No hay muchos manuales ni guías para implementar terapia a través de estos sistemas y son pocos los programas formativos que incluyen la aplicación de las TIC en el tratamiento psicológico. La necesidad existe, pero el conocimiento se está creando día a día. ISEP, pionero en la especialización de profesionales de la psicología con más de 30 años de experiencia, incluye en su Máster en Terapias de Tercera Generación y Aplicación de las Nuevas Tecnologías contenidos específicos para promover el interés y la aproximación hacia las TIC y sus posibilidades en psicología clínica. Pretende que el profesional comprenda y evalúe aplicaciones tecnológicas actuales dirigidas al tratamiento psicológico a través de la e-terapia, la tele asistencia, la realidad virtual y la realidad aumentada y dispositivos móviles.

Solicita información del Máster en Terapias de Tercera Generación y Aplicación de las Nuevas Tecnologías gratis y sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>