Blog de ISEP

El psicólogo/a en una residencia de ancianos

El psicólogo/a en una residencia de ancianos

Comencé a trabajar en una residencia en el año 2008 y en una residencia que llevaba sólo quince días funcionando. Tuve grandes dificultades para poder poner en marcha el departamento de psicología. Principalmente porque yo no tenía experiencia en este colectivo. Busqué en la web toda clase de información sobre las funciones del psicólogo/a en una residencia, me dirigí a otras residencias de la comarca donde tenían psicólogo/a para buscar asesoramiento y realicé cursos en asociaciones de demencias de la comarca.

Gracias a todo ello, pude comenzar a darle forma al departamento de psicología en la residencia.

La psicología en una residencia de ancianos

Pero la formación no concluyó en los primeros meses. A lo largo de todos estos años, me he ido formando en toda la problemática que se me planteaba: dolor crónico, cuidados paliativos, neuropsicología, (demencias Alzheimer, frontales, vasculares, metabólicas…), depresión, ansiedad, trastornos de personalidad…etc.

He querido escribir estas líneas para transmitir el conocimiento que he ido adquiriendo con la experiencia, a todas aquellos/as psicólogos /as que comienzan a trabajar en una residencia de ancianos y se encuentran un poco perdidos.

También para abrir un camino de intercambio de información. Sería interesante que todo psicólogo/a que trabaje actualmente en una residencia de ancianos, o haya trabajado, pueda compartir su experiencia para enriquecimiento de todos. De todos es sabido que, cada día, la población de personas mayores va en aumento, debido a que, entre otras causas, la esperanza de vida es cada vez mayor.

La necesidad de la psicología en residencias de ancianos

Los ancianos/as que viven en residencias, actualmente son muy mayores. Hay un porcentaje más alto de mujeres que de hombres y éstas más mayores que los hombres.

Nos encontramos con usuarios/as que no padecen demencia, que tienen un deterioro cognitivo propio de la edad, usuarios/as con deterioro cognitivo leve, moderado, grave y muy grave debido a demencias tipo Alzheimer, demencias vasculares, etc…

Pero tengo que decir que, están llegando a residencias una población de usuarios/as no tan mayores, relativamente jóvenes (de entre 56-70 años) con demencias provenientes del consumo de alcohol, con trastornos psicológicos como depresión, usuarios/as con trastornos de personalidad obsesiva, trastornos psiquiátricos y con demencias neurodegenerativas prematuras.

Todos esos usuarios/as, mayores o relativamente jóvenes, requieren una atención que no se limita a cubrir las necesidades de alimentación y aseo. Es muy importante que se preste una atención individualizada a las características de cada uno de ellos, para que se sientan cómodos y felices en un medio tan poco propicio, a priori, a la felicidad.

Funciones del psicólogo en las residencias de mayores

El convenio que regula el servicio a las personas dependientes dice que el psicólogo/a en una residencia tiene las siguientes funciones:

  • Realizar los tratamientos psicoterapéuticos, tanto individuales como de grupo a todos los residentes.
  • Seguimiento y evaluación de la aplicación del tratamiento que se realice.
  • Dirigir con el equipo interdisciplinar la elaboración de las valoraciones psicológicas y en la atención que precisen los residentes.
  • Realizar el programa de estimulación cognitiva.
  • Fomentar la integración y participación de los residentes en la vida del centro y del entorno.
  • Diseñar acciones formativas relacionadas con el ámbito de la psicología.

Estas funciones son reales, pero hay que darles forma.

Protocolos de Psicología en Residencias de Mayores

El psicólogo/a en una residencia de mayores debe buscar que su trabajo sea objetivo, medible para poder obtener datos de su trabajo, que se puedan revisar y mejorar. Para ello, debe contar con procedimientos, protocolos, objetivos e indicadores.

Los procedimientos se elaboran con la intención de contar con una metodología ordenada y explícita en el centro y como algo servible y dirigido tanto al departamento de Psicología como al resto de departamentos.

Está dotado como el más completo y correcto con respecto a la atención de los usuarios/as en relación a su salud y estado psicológico; y el más adaptable con respecto a la ejecución correcta y paralela de los demás departamentos existentes en el centro.

Para entendernos, el procedimiento es el documento que explica con detalle el trabajo del psicólogo/a desde que entra en la residencia de ancianos un día laboral, hasta que sale. No es algo estático, sino revisable cada año, y modificable para adaptarlo en todo momento a las necesidades de los usuarios/as.

Partes del procedimiento Psicológico en Residencias de mayores

Las partes de un procedimiento son: ingreso de un usuario, atención a las familias, participación en la elaboración del plan de centro, programas de intervención directa con el usuario, reuniones interdisciplinarias, encuestas de satisfacción de usuarios/as y familiares….

Los protocolos explican también al detalle el proceder del psicólogo/a ante los programas cognitivos, ante el ingreso de un usuario a la residencia, ante problemas de convivencia. Estos protocolos no son estáticos, son revisables y cambiados cada año según las necesidades de los usuarios/as.

Los protocolos que se llevan a cabo por parte del departamento de psicología de una residencia de la tercera edad son:

  • Protocolo de ingreso.
  • Protocolo de prevención del deterioro cognitivo.
  • Protocolo del programa de Psicoestimulación.
  • Protocolo de terapias individuales.
  • Protocolo de convivencia.

El psicólogo/a en una residencia de mayores debe tener indicadores de su trabajo. Datos objetivos en forma de porcentaje. Indicadores tales como: indicador de bienestar psicológico, indicador de participación del usuario en programas que el psicólogo/a lleva a cabo e indicadores de empeoramiento o mejoramiento de deterioro cognitivo leve moderado, con umbrales de limite. Estos indicadores tampoco son estáticos, son revisados cada año y modificables.

Y por último el psicólogo/a cuenta con unos objetivos anuales que tienen la misión de mejorar el servicio que el psicólogo/a ofrece a la residencia.

He dado un esbozo de todo el trabajo en una residencia, entrar en detalle en explicar los procedimientos, los protocolos, los indicadores es largo. Procuraré en otros próximos blog desarrollar cada parte.

Solicita información del Máster en Psicología Clínica y de la Salud

Avatar de Mariola Narbona Gómez

Acerca del autor:

Mariola Narbona Gómez
Licenciada en Psicología. Psicóloga General Sanitaria. Experta en Neuropsicología clínica reconocida por la CNAP. Experiencia profesional como logopeda en asociación de niños sordos, psicóloga General Sanitaria en una residencia de ancianos/as/ y directora (dos meses) guardería infantil.

Ver todas las entradas por Mariola Narbona Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR