ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

La depresión en atención primaria

  • Reseña breve:

    ” Al menos una de cada cuatro o cinco consultas (20%) que efectúa un médico general se realiza por o para un enfermo portador de patología psiquiátrica, independientemente del motivo concreto que le haga acudir a ella. Sin embargo, frente a esta demanda, el médico de familia posee un bagaje de conocimientos en psiquiatría que, a veces, no es el adecuado.

    La depresión se considera hoy un trastorno crónico muy prevaleciente en la población mundial, que cursa con tasas de recaídas muy altas y que conlleva una morbilidad y deterioro en la calidad de vida comparable o mayor a las de otras enfermedades crónicas, como la diabetes. Debe considerarse, además, la influencia negativa que la depresión puede tener en el curso de otras enfermedades como factor de riesgo o de pronóstico negativo.

    En general, en las consultas de Atención Primaria se estima que casi un 30% de los pacientes presentan algún cuadro depresivo, ya sea éste de tipo aislado (13%) o como síntomas asociados a otros trastornos psiquiátricos (17%). A pesar de estas cifras, la detección de los trastornos psiquiátricos en general, y de la depresión en particular, por parte del médico de familia es relativamente baja. Aproximadamente entre un 50% y un 70% de los casos con depresión no son diagnosticados. Las causas de esta baja detección son múltiples y complejas e incluyen desde razones asistenciales (por ejemplo, la sobrecarga de los servicios sanitarios) hasta aspectos concernientes al paciente (por ejemplo, frecuente presentación somática de los síntomas depresivos) o factores específicos de la formación y la personalidad del médico (por ejemplo, actitud negativa hacia la psiquiatría o escasa formación en los aspectos de comunicación). “

  • Autor: Vicente Cuenca Giménez