ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

Intervención psicológica en situación de catástrofe

  • Reseña breve:

    ” Las emergencias y las catástrofes son dos consecuencias que nos recuerdan a diario cuan vulnerables seguimos siendo a la materialización de las amenazas, ya sean propias de los fenómenos de la naturaleza (terremotos, erupciones volcánicas, los deslizamientos, lluvias torrenciales, etc.); o sean provenientes de la propia tecnología (plantas nucleares, depósitos de materiales peligrosos, accidentes de vehículos y de aviación, entre muchos otros).

     

    En este sentido, diversas disciplinas han ido adaptando sus conocimientos y técnicas a estas situaciones extremas y por consiguiente, la psicología no ha podido ser la excepción; la presencia del profesional psicólogo se ha ido haciendo cada vez más necesaria, como es el caso de las salas de emergencia hospitalaria, así como en las grandes catástrofes, varios ejemplos de ello sería el caso del terremoto de México (1985), la Riada en Huesca (Biesca) (1996), las inundaciones de Venezuela (1999), los atentados de las Torres Gemelas en Nueva York (2001), El terremoto del océano Índico (2004), los atentados del 11M en Madrid (2004), o el reciente terremoto en Japón.

     

    Los efectos de los desastres sobre la salud física suelen ser bastante conocidos, con secuelas a corto, mediano y largo plazo. En cambio, no siempre se han reconocido de igual manera los efectos sobre la salud mental, a pesar de haberse demostrado que, en situaciones de desastres y emergencias complejas, se produce un incremento de los signos de sufrimiento psicológico, como la aflicción y el miedo; se puede aumentar en cierta medida la morbilidad psiquiátrica y otros problemas sociales. “

  • Autor: Ingrid Rodríguez Martín