ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

“Yo puedo con todo”, la frase que nos aleja del bienestar emocional

máster en psicoterapia del bienestar emocional

El mundo de hoy se mueve a una rapidez que demanda cada vez más eficacia y resultados. El día a día se convierte en una carrera de fondo donde conjugar velocidad y aciertos es cada vez más difícil. Esto genera que nos falte tiempo para todo pero, además, que nos veamos presionados para realizar las cosas a la “perfección” para que estén a la altura de las exigencias. Sin embargo, la perfección no siempre es perfecta, pues en ocasiones, y en contra de lo que se pueda pensar, conlleva muchos más inconvenientes que ventajas para nuestra salud física y mental, y nos aleja del bienestar. El Máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional que ha diseñado ISEP es un claro ejemplo de la necesidad de una mayor especialización de los psicólogos en cada uno de los aspectos que influyen en el Bienestar Emocional: psicológico, emocional, fisiológico, inmunológico, espiritual, social y familiar.

Las personas perfeccionistas que demanda la sociedad suelen ser rígidas en su pensamiento, muy críticas consigo mismas, disciplinadas e incansables en la consecución de metas y responsabilidades. De cara a otros, son las típicas que “pueden hacerlo todo” y bien hecho: madrugan para ir al gimnasio, llevan una dieta balanceada, son profesionales exitosos, atienden a las necesidades de su familia y se ocupan de apoyar a padres, familiares u otras personas que les soliciten ayudan. Guraieb (2016) llama a las mujeres con estas características, “mujeres orquesta” porque están en todo, por todo y para todo. Aunque a nivel laboral un perfil así resulta valorado y atractivo, a nivel personal el “yo puedo con todo” genera dos grandes problemas: la ansiedad y el sufrimiento.

El perfeccionismo está muy relacionado con una falta de confianza y seguridad, por lo que, en exceso, suele dar lugar a comportamientos demasiados inflexibles, sobreexigentes y/o controladores. “Sienten una gran presión que les produce mucho sufrimiento: nunca están conformes con el resultado de sus acciones y rechazan cualquier error o imperfección, relacionándolo con una falta de valía personal”, afirma Josefa Pérez, presidenta de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Sanitarios (ANPCS) (2014).

Un estudio realizado por la Universidad de Brock, en Ontario, examinó la relación entre salud física y perfeccionismo en 492 personas, de entre 24 y 35 años de edad. Los resultados concluyeron que las personas perfeccionistas son más propensas a sentirse mal y a quejarse de falta de sueño, cefaleas, dolores de espalda, trastornos digestivos, dermatitis y fatigas que aquellas que no lo son. Además de que son personas que temen mucho un fracaso.

Además de los síntomas físicos, a nivel emocional, los comportamientos perfeccionistas  pueden generar tensión y ansiedad, sobre todo en personas inseguras en las que el temor al rechazo les hace actuar en función de cómo creen que les gustaría a los demás y no de cómo realmente son. De forma que cuando no consiguen esa aceptación que les gustaría, pueden sentir mucha insatisfacción y frustración, pudiendo desembocar en estados depresivos (Miralles, 2014)

Este rasgo de personalidad no está considerado en los manuales (DSM-V o CIE-10) como una patología como tal, por tanto no hay estadísticas exactas. Pero si la persona no trata de solucionar este comportamiento, podría llegar a sufrir un trastorno obsesivo compulsivo o un trastorno anacástico de la personalidad. En este caso, la estadística marca una prevalencia aproximada del 2.3% de la población. “Las personas demasiado perfeccionistas podrían llegar a tener el temido trastorno obsesivo-compulsivo, que les marcará cada vez más apartados de su vida y tendrán que ir a un facultativo para poder disminuir los síntomas de ansiedad y malestar”, afirma (Miralles, 2014).

No obstante, nuestro trabajo como psicólogos es educar al paciente para que entienda que aunque su mente le dice que “tiene y puede con todo”, nuestro cerebro está programado de un modo que impone límites. Y nadie puede superar dichas limitaciones.

Pero, sobre todo desde la terapia del bienestar emocional se plantea la necesidad de trabajar, además de técnicas de relajación y reestructuración cognitiva para pensamientos inflexibles; la autoestima, el autoconocimiento y la autorregulación conductual y emocional del paciente. Esto, con la finalidad de que se permitan el derecho a equivocarse, puesto que al hacerlo se observa que no ocurre nada tan grave y, además, incide positivamente en la memoria, tal como lo ha afirmado Andrée Ann Cyr, una joven psicóloga de la Universidad de Toronto, quien publicó en 2012 una investigación en la que comprobó que es más fácil aprender si la información no se ofrece muy claramente y hay que hacer un esfuerzo por adquirirla, aunque de paso suponga cometer errores. Además, la autora ha concluido que esa forma de incrementar los conocimientos, es precisamente el mejor entrenamiento para el cerebro de las personas mayores.

La formación en psicoterapia del bienestar emocional en psicólogos es indispensable para ofrecer psicoterapia a la sociedad del siglo XXI, obsesionada con la perfección, el éxito y la satisfacción inmediata. La insatisfacción vital, tan común en nuestros días, también es fruto del “yo puedo con todo”.

 

Solicita información del Máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional gratis y sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>