ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

El importante papel de la neurologopedia en las residencias geriátricas

Máster en logopedia clínica

Vida saludable, “envejecimiento saludable”, palabras que referencian a un estilo de vida, que engloban una serie de buenos hábitos y que alejan del aislamiento, de la dejadez y de la dependencia. Su objetivo: vivir con autonomía, salubridad y, si puede ser, durante muchos años.

Hay quienes envejecen de este modo, relacionándose activamente con su entorno y con la sociedad en la que cohabita, otros por lo contrario, bien por cómo llevan su día a día, por su genética, por no sentirse solos, por enfermedad/es o por alguna desgracia que le sucediera, pasan a formar parte de aquellos que se sienten limitados y dependientes de otras personas para hacer ciertas cosas. En este caso, las familias, los servicios sociales y el propio individuo comienzan a buscar soluciones sobre cuál sería el mejor lugar para vivir.

En muchas ocasiones, cuando a la avanzada edad se le suma la dependencia, la opción más elegida es la plaza en una residencia de mayores. Una vez que surge esta alternativa, comienza un proceso de adaptación y reinvención tanto de la familia como del nuevo residente.

Al igual que la esperanza de vida ha ido aumentando, el número de los llamados antiguamente “geriátricos” también ha crecido en número y con ellos la posibilidad de acoger a más ciudadanos. Personas que llegarán con un perfil muy heterogéneo, no solo por sus experiencias vivenciales sino por sus limitaciones físicas, sensoriales y/o cognitivas. Ello obliga a este tipo de instituciones a tener un equipo multidisciplinar que pueda atender con una media de calidad, porque.. ¿cómo nos gustaría que nos atendiesen a nosotros?

Actualmente, el cuadro del personal profesional de terapia que nos encontramos en estos centros de atención al mayor (solicitadas desde la consejería de salud y bienestar social) es variado y las exigencias básicas dependen en gran medida de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, pasando de unos requisitos mínimos (enfermería y terapeuta ocupacional) a los que lindan con la excelencia en atención al sujeto (servicio médico en caso de más de 45 usuarios, enfermería, psicología-neuropsicología, terapia ocupacional, logopedia y fisioterapia).

Entre ellos, el profesional de última inclusión dentro del equipo ha sido el del logopeda o neurologopeda, ellos han sido formados y se encargan de PREVENIR y DETECTAR la prebisfonía tan común en la edad mayor, de tener activa la musculatura de los órganos que intervienen tanto en el habla como en la deglución y de prevenir los problemas del lenguaje derivados del envejecimiento de nuestro cerebro. Pero por otro lado, se encargan de EVALUAR y TRATAR a aquellas personas que por su problemática puntual o neurodegenerativa presentan disfagia, alteraciones de su voz, un trastorno del habla como la disartria o apraxia del habla, un trastorno del lenguaje oral (afasia) y/o del lenguaje escrito y de crear herramientas y estrategias para que una persona pueda comunicarse tras un daño neurológico (tras un ictus, traumatismo, tumor, etc.).

Hoy en día,el broche de oro en la calidad asistencial, lo pone el detalle y cada vez son más las residencias que apuestan por este perfil de terapeuta. La formación en Logopedía Clínica o Neurologopedia (como el Máster en Logopedia Clínica de ISEP) tiene nuevas salidas laborales como consecuencia del envejecimiento de la población, oportunidades laborales menos conocidas pero en auge.

Solicita información del Máster en Logopedia Clínica gratis y sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>