ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

Abordaje terapéutico de la enuresis

máster en psicología clínica infantojuvenil

La enuresis es un problema relativamente común entre los niños. Existen dos tipos de formas: enuresis diurna que tiene lugar durante el día, y enuresis nocturna que tiene lugar por la noche. Este trastorno puede ser continuo (primaria) o discontinuo (secundaria). El niño enurético secundario presenta al menos seis meses de continencia y durante ese tiempo ha sido capaz de controlar el funcionamiento de su esfínter (Ollendick y Hersen, 1988).

La importancia de la evaluación en este trastorno se hace cada vez más evidente. Por tanto, dicha evaluación se basa en una entrevista clínica en la que se obtiene una historia y descripción del problema, antecedentes familiares y médicos, conocimiento sobre la existencia de problemas en la familia o en el niño, impresión sobre el ambiente en casa y la información sobre tratamientos recibidos previamente (Ollendick y Hersen, 1988). Así es como trabaja el psicólogo especializado con el Máster en Psicología Clínica Infantojuvenil.

Sigue leyendo

Eric Berne y el análisis transaccional

Máster en psicoterapia del bienestar emocional

El análisis transaccional es un sistema de psicoterapia nacida en los años 50 del siglo XX dentro de la denominada psicología humanista. Actualmente algunos de sus paradigmas están cambiando. Sin embargo, la práctica del método sigue persiguiendo que le paciente pueda cambiar sentimientos, pensamientos y comportamientos.

Eric Berne, nacido en Montreal en 1910, hijo de padre médico y madre escritora fue el creador del Análisis Transaccional (AT). Estudió Psicología y Medicina y en 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, ingresa al cuerpo médico del ejército y empieza a trabajar en terapia de grupo con el objetivo de que los militares que se daban de baja en el ejército por causas psicológicas, tuvieran la oportunidad de conseguir suficiente grado de normalidad como para poder reintegrarse al servicio activo (Book, 1996).

Sigue leyendo

Tratamiento fallido contra la emetofobia

máster en psicología clínica y de la salud

La emetofobia es el miedo patológico a vomitar uno mismo, a ver a otra persona vomitando, el temor de sentir náuseas o el miedo irracional a ver el vómito (Stossel, 2014)

Muchas personas con emetofobia también tienen otros trastornos, como ansiedad social, agorafobia y miedo a volar, porque su mayor terror es exponerse a situaciones en las que podrían vomitar, en privado o en público, razón por la cual, estos individuos tienden a evitar ir a un restaurante, consumir alcohol, asistir a  eventos sociales y subir a un autobús, especialmente si hay niños que podrían vomitar (Stossel, 2014).

R.T padece de emetofobia y lleva contabilizados los días desde la última vez que vomitó. De hecho, han pasado “treinta y cinco años, dos meses, cuatro días, veintidós horas y cuarenta y cinco minutos” desde la última vez que lo hizo en junio de 1979. Eso significa que ha pasado aproximadamente el 60% de su vida preocupándose por algo que lleva más de tres décadas sin hacer, lo cual es totalmente irracional.

Sigue leyendo

Maltrato Infantil: clasificación y principales consecuencias

Máster en Psicología Forense

La Organización Mundial para la Salud (OMS) define al maltrato infantil como cualquier acción de abuso o desatención de la que son objetos los niños y adolescentes menores de 18 años, que perjudique su salud o su desarrollo.

Existen diferentes tipos de maltrato que se dan típicamente fuera del contexto familiar, pero las formas más comunes de maltrato infantil, aquellas que afectan a una mayor proporción de niños y niñas, ocurren en el interior de la familia (nuclear o extensa).

Se han efectuado distintas clasificaciones para hablar del maltrato infantil. Por la claridad en su exposición (y consenso con la misma), se ofrece a continuación la sintetizada por los autores Palacios, Jiménez, Oliva y Saldaña (1998):

Sigue leyendo

Terapia integral de pareja

máster en terapia de parejas

La terapia tradicional de pareja plantea que para resolver los problemas es fundamental generar un cambio en cada miembro de la pareja, sin embargo, Jacobson y Christensen (1996; 1998) postularon que la clave para obtener un mejor resultado es combinar estos cambios con la aceptación emocional de la pareja. Desde entonces se configuró una nueva intervención conocida como Terapia Integral Conductual de Pareja (TICP). El término integral deriva de los procesos de cambio y aceptación que generan un equilibrio en cada pareja (Barraca, 2015).

Cabe destacar que la aceptación de la pareja no se trata de asumir un problema individual o que el otro miembro haga lo que sea. En este sentido, el énfasis de la TICP está en el receptor de la conducta y su respuesta emocional ante ella (cómo valore y tome en cuenta la conducta del emisor). Por tanto, se pasa de un planteamiento de conducta gobernada por reglas propias de la terapia tradicional, a un comportamiento moldeado por las contingencias, donde lo importante radica en el contacto con los reforzadores naturales de la pareja, de manera que la mejoría no se debe a algo artificial basado en intercambios o esfuerzos por ajustarse a lo “adecuado” (las reglas socialmente aceptadas), sino a lo que le es útil a esta pareja en particular, en su convivencia personal (Barraca, 2015).

Sigue leyendo

Trabajar con pequeños grupos en el aula

Máster en intervención en dificultades del aprendizaje

La organización de los alumnos en el aula tiene que facilitar el aprendizaje en pequeños grupos. En relación al aprendizaje del alumnado se pueden considerar tres posibilidades básicas en la interacción entre los alumnos (Johnson y Johnson, 1997): a) Competir para ver quién es el mejor, lo que se caracteriza por una interdependencia negativa donde uno “gana y otros pierden”, b) Trabajar de manera individual para alcanzar un objetivo sin tener en cuenta a los compañeros, donde cada alumno es independiente y su éxito depende del su rendimiento y c) Trabajar cooperativamente con gran interés en el propio aprendizaje y el de los demás, lo que se conoce como aprendizaje cooperativo, a partir del cual, los alumnos trabajan juntos y sienten que “nadan o se hunden juntos” (Bonals, 2000).

Uno de los temas que debe tratarse para trabajar en pequeños grupos en el aula es el de las agrupaciones del alumnado y sus características. Por ejemplo, la pregunta de cuál es la cantidad idónea de integrantes por cada grupo suele ser muy habitual. Sin embargo, no existe un número que se pueda catalogar como ideal, sino que esto depende de un conjunto de factores como por ejemplo el tipo de actividad y el objetivo que pretendemos con la misma (Bonals, 2000).

Sigue leyendo

Anorexia Nerviosa: ámbitos de investigación e intervención multidisciplinar

Máster en psicología clínica y de la salud

Cuando pensamos en anorexia nerviosa (AN), la asociamos a huesos secos y quebradizos propensos a fracturas, caída del cabello, anemia, descenso de la temperatura interna corporal, deshidratación, fatiga, ralentización de la circulación, daño funcional y estructural del corazón debido al descenso en la masa muscular. Esta es la dura realidad de la AN, que se cobra la vida del 5-20% de quienes la sufren, a menudo debido a fallo cardiaco, malnutrición o suicidio (Blanco-Suárez, 2016).

A pesar de la seriedad de la enfermedad, la investigación en anorexia se encuentra poco financiada. En 2014, el National Institutes of Health (NIH) gastó 11 millones de dólares en investigación en anorexia (en comparación con, por ejemplo, los 562 millones de dólares destinados al Alzheimer, los 253 millones para la esquizofrenia, 396 millones en depresión y 1.011 millones de dólares para la diabetes), a pesar de que la prevalencia de la AN en los EE.UU. es increíblemente alta (Blanco-Suárez, 2016).

Sigue leyendo

Intervención en dificultades pragmáticas en el lenguaje

Máster logopedia educativa

Se entiende por pragmática el estudio de los principios que regulan el uso del lenguaje en la comunicación, es decir, las condiciones que determinan tanto el empleo de un enunciado concreto por parte de un hablante concreto en una situación comunicativa concreta, como su interpretación por parte del destinatario.

Cuando hablamos de dificultad pragmática del lenguaje nos referimos a los problemas que los individuos tienen en el uso del lenguaje con fines comunicativos. En las aulas, se observa que muchos niños no hablan, es decir, que les cuesta emplear el lenguaje como instrumento para relacionarse con los demás y para formular preguntas, peticiones y aclaraciones sobre el contenido que se imparte en la clase. Habitualmente, los niños con dificultades pragmáticas también presentan problemas en otros componentes del lenguaje, especialmente en el morfosintáctico. En cualquier caso, lo que interesa es establecer si hay algún tipo de relación entre la dificultad del lenguaje en general y la dificultad pragmática en particular (Acosta y Moreno, 2001).

Sigue leyendo

Asertividad y felicidad

máster en Psicoterapia del Bienestar Emocional

La asertividad tiene que ver con la necesidad de cuidarnos y protegernos a nosotros mismos y a los demás, con el deseo de generar confianza y proximidad a través de la comunicación. Se trata de contribuir con el bien común a partir de la mejora propia.

Asimismo, es una actitud necesaria para el buen funcionamiento de las relaciones interpersonales y es, como mínimo, cosa de dos. Implica generosidad y es inconcebible sin la empatía y la consideración hacia el otro.

Sin embargo, muchas personas creen que asertividad consiste en hablar de mí, de mis deseos, sentimientos, opiniones y preferencias. En realidad, ser asertivo, implica conocer y considerar también los de quienes nos rodean, atendiendo no solo a los sentimientos que otros desencadenan en nosotros, sino también a lo que nosotros desencadenamos en ellos (Bach y Forés, 2012).

Sigue leyendo

Rituales terapéuticos de despedida: el duelo

Máster en Psicología Clínica y de la Salud

Al hablar de duelo, lo primero que pensamos es en una pérdida irreparable. Por ello, uno de los factores que puede traer complicaciones en este proceso es la ausencia del entierro tradicional y de rituales de duelo bien desarrollados. Tradicionalmente, los rituales de duelo ayudaban a las personas a realizar el duelo, proporcionándoles una estructura socialmente aceptada en la cual podían y debían dirigir temporalmente toda su atención hacia el difunto, declarando así la muerte de éste y aceptando sus consecuencias.

Cuando no existen los rituales de duelo tradicionales o éstos son inadecuados, los rituales terapéuticos de “despedida” proporcionan a la persona una oportunidad para resolver su duelo. Se emplean tanto en el síndrome de duelo conflictivo (la persona emplea el duelo como excusa para no vivir la vida que le corresponde), como en el síndrome de duelo inesperado (la persona fallece de forma imprevista por algún accidente, desastre natural, etc.) (Parkes y Weiss, 1983, cp. Van der Hart y Frits, 1991).

Sigue leyendo