ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

Presentación internacional de la Terapia Vital de Antonio Bolinches

 

“En la vida los buenos momentos están para disfrutarlos y los malos para aprender”

El Instituto Superior de Estudios Psicológicos, ISEP, clausura su ciclo de seminarios de actualización profesional ‘Aprende de los mejores de la mano del ISEP’ con la presentación a nivel mundial de La Terapia Vital el próximo sábado 19 de junio en Barcelona (ver cita agenda). Se trata de un modelo humanista de intervención terapéutica creado por Antonio Bolinches y concebido para favorecer el desarrollo de potenciales y la realización personal. Basada en una nueva teoría de la seguridad y la madurez personal con la Terapia Vital cada individuo puede convertirse en terapeuta de sí mismo a través del diálogo interior.

Hablamos con su autor para conocer cómo surgió la Terapia Vital y sobre qué pilares se sustenta.

¿Cómo definiría en breves líneas la Terapia Vital?
Es un método terapéutico que ha ido surgiendo por evolución del modelo de Psicoterapia Centrada en el cliente con el que me inicié hace treinta años como psicólogo clínico. Yo lo definiría como una manera de aprender de las propias vivencias que nos ayuda a fortalecernos psicológicamente. Por eso la he denominado Terapia Vital.

¿Qué le llevó a crear este nuevo método de intervención terapéutica?
Mi propia evolución personal y el convencimiento de que nada nos ayuda tanto a mejorar como aprender de nuestros errores y convertirnos en terapeutas de nosotros mismos.

Usted asegura que lo que nos ayuda a progresar como personas son los malos momentos bien asimilados. ¿Cómo se aprende a asimilar bien una mala experiencia?
Suelo decir que en la vida los buenos momentos están para disfrutarlos y los malos para aprender. Esos malos momentos se asimilan bien cuando somos capaces de procesarlos en clave de sufrimiento productivo. Por eso defino el sufrimiento productivo como “una forma de sufrir que por sufrir de esa manera dejas de sufrir porque aprendes de lo que sufres”.

¿Existen algunos problemas en los que sea indispensable la figura de un psicólogo para poder combatirlos o todos los podemos solucionar nosotros mismos, siendo nuestros propios terapeutas según la Terapia Vital?
La mayor o menor importancia de la función del psicólogo para ayudar a resolver problemas personales no depende sólo del tipo de problema sino también del tipo de persona. Mi criterio al respecto es que ningún modelo terapéutico es igualmente indicado para todo tipo de problemas y que dentro de cada modelo ningún terapeuta es igual de adecuado para cada tipo de persona. En este sentido la Terapia Vital encuentra su máxima eficacia en personas con un buen nivel de razonamiento que vean en el error una posibilidad de aprendizaje y que estén dispuestos a convertirse en los principales protagonistas de su propio mejoramiento.

¿Cómo debe prepararse el psicólogo para enseñar/difundir la Terapia Vital a sus pacientes?
Primero, debería sintonizar con sus postulados básicos y familiarizarse con la metodología para comprobar hasta qué punto coincide intuitivamente con ella. Lo que ocurre es que de momento eso es difícil porque precisamente este seminario es la primera presentación pública que realizo del método y hasta septiembre no empezaremos la formación de los psicólogos que quieran profundizar en la Terapia Vital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>