ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

Integración de las Terapias Artísticas en la educación

master en arteterapia

Este articulo presenta las Terapias Artísticas considerando las posibles líneas de actuación en en el campo educativo. Las terapias artísticas llevan implícitamente una forma diferente de concebir la salud y la enfermedad pues parten de una concepción holística del ser humano, más positiva e integral, en línea con la definición de la Organización Mundial de la Salud en la que la enfermedad no es tanto la ausencia de salud sino la dificultad o incapacidad para acceder al propio potencial dentro del contexto concreto en el que vive la persona, asociado a una privación de bienestar físico, mental y social. En muchos países del mundo, como Estados Unidos y el Reino Unido, las terapias artísticas tienen ya un desarrollo significativo como disciplinas científicas y profesionales, sustentadas por sus correspondientes formaciones universitarias. 

La escuela  necesita cambiar para ir respondiendo a los retos que la sociedad le plantea. La pedagogía actual confirma la necesidad de diseñar modelos educativos multidimensionales que contribuyan al desarrollo paralelo de todas las potencias del ser humano. Una educación que aborda al mismo tiempo dimensiones afectivas, procedimentales, interpersonales que arrojan al mismo tiempo resultados cualitativamente superiores. Ayudar a desarrollar una persona autorrealizada como decía Maslow: una persona sana, debiera ser el objetivo primordial de la escuela.

La educación debería de integrar las terapias artísticas entendidas para el desarrollo y regulación emocional base del ser humano, como apoyo y ayuda para la salud mental.

La creatividad, la expresión, el arte son un recurso valido de prevención e intervención terapéutica en la escuela y fuera de ella.

Objetivos de las Terapias Artísticas dentro de la escuela:

– Brindar un espacio activo de escucha y diálogo, libre de juicio.
– Reducir la ansiedad y ayudar a los niños se sienten más cómodos en el ámbito escolar.
– Trabajar procesos cognitivos básicos como la memoria, la atención.
– Ayudar a que el niño organice sus descripciones y narraciones.
– Ayudar a los niños a expresarse mucho mejor, a veces, que si lo hiciera verbalmente.
– Expresar sentimientos difíciles de hablar.
– Incrementar la autoestima y la confianza.
– Desarrollar habilidades adaptativas saludables.
– Identificar los sentimientos y bloqueos de expresiones emocionales y de crecimiento.
– Ofrecer  nuevas vías de comunicación.
– Potenciar la capacidad creativa.
– Respetar y propiciar la libre expresión.
– Facilitar el autoconocimiento y la reflexión.
– Fortalecer y reafirmar la identidad y la autoestima.

Un aspecto importante a considerar dentro del ámbito educativo, es la contribución de la terapia artística al crecimiento personal y desarrollo de la personalidad.

Educar supone contribuir al crecimiento personal y desarrollo de la personalidad. Según Romero (2002) liberada de los corsés de otras épocas, la psicología de la personalidad atiende cada vez más a la dimensión emocional del ser humano, y a los procesos relacionados con el sí mismo, que parecen desempeñar un papel crucial en la integración de la personalidad y en la regulación de la conducta. Teniendo en cuenta, sobre todo, que la terapia artística es una disciplina que capacita para la ayuda humana utilizando los medios artísticos, las imágenes, el proceso creativo y las respuestas de la persona a esos productos creados. A través del proceso creador se reflexiona sobre el desarrollo del individuo, sus conflictos personales e intereses.

Quiero que se tengan en cuanta las posibilidades que tiene la terapia artística como elemento favorecedor del desarrollo integral del alumno, para fomentar su uso en la escuela. Su práctica facilitara el trabajo del profesorado, el clima en la escuela  y sobre todo el desarrollo del alumno.

La sociedad en general va a favorecerse, ya que es la que termina beneficiándose del tipo de personas que en ella se desarrolla, sino sobre todo porque la escuela y el profesorado, tendrán en la terapia artística una ayuda para crear esa escuela humanista donde se recree la cultura y se formen personas sanas, conscientes, creativas, libres. Y por lo tanto, un lugar donde vivir y convivir así.

Sobre todo, el alumnado  saldrá beneficiado, ya que si la escuela adopta la práctica de la terapia artística como habitual, podrá disponer de otros medios para desarrollarse, ajustados a sus intereses y necesidades. La integración de la terapia artística en el sistema educativo debe ser la tarea del siglo XIX de los terapeutas artísticos.

Las terapias artísticas tienen  una dimensión muy amplia respecto de la influencia que puede tener en el ser humano desde todos los ámbitos que abarca: cultural, histórico, estético, educativo, intelectual, creativo, antropológico y se podrían buscar muchas más conexiones, pero mi intención es centrarme en su capacidad de comunicar, expresar y por tanto “emocionar”. Las terapias artísticas son  el lenguaje de las emociones, “el arte es la expresión emocional de la personalidad”.

La escuela debería tener el eje central en el juego, la creación y el arte para que los alumnos de forma natural aprendieran y se relacionaran con los demás. Es por eso que las terapias artísticas son una forma de intervención que cubre estos tres elementos citados que sirven para el desarrollo del individuo a nivel personal y social.

El desarrollo de las competencias emocionales dentro de la escuela debe ser el objetivo principal a tratar través de las terapias artísticas , logrando una identidad integrada para el niño cuerpo, afecto, mente.

El desarrollo de las competencias emocionales se concibe como un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como el elemento esencial del desarrollo integral de las personas, con objeto de capacitarle para la vida. Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social. Es por tanto una educación para la vida, por lo que supone un proceso continuo y permanente que debe estar a lo largo de todo el currículo académico y la formación permanente de todo individuo.

Mediante el aprendizaje de las competencias emocionales, los alumnos no solo amplían su vocabulario emocional, sino que aprenden a emplear estrategias de afrontamiento ante situaciones emocionalmente difíciles, alcanzando el autocontrol emocional, de modo que manejen adecuadamente las emociones e impulsos conflictivos (Vallés, 2000).

Los objetivos que se persiguen con la implantación de competencias emocionales a través de las terapias artísticas en la escuela serian los siguientes:

– Detectar casos de pobre desempeño en el área emocional.
– Conocer cuales son las emociones y reconocerlas en los demás.
– Clasificarlas: sentimientos, estados de ánimo.
– Modular y gestionar la emocionalidad.
– Desarrollar la tolerancia a las frustraciones diarias.
– Prevenir el consumo de drogas y otras conductas de riesgo.
– Desarrollar la resiliencia.
– Adoptar una actitud positiva ante la vida.
– Prevenir conflictos interpersonales.
– Mejorar la calidad de vida escolar.

Ayudar a los niños a desarrollar habilidades emocionales afectara de manera positiva a su edad y bienestar a largo plazo. Se debe tratar de educar emocionalmente a los niños en las escuelas con el fin de potenciar su desarrollo integral y esto puede ser posible a través de la integración de las terapias artísticas en el sistema educativo.

Solicita información del Máster en Terapias Artísticas y Creativas gratis y sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>