ISEP

Nuestro objetivo es tu triunfo profesional

Atención temprana e Intervención en dificultades del aprendizaje, las claves para acabar con el fracaso escolar

Máster en Atención Temprana

Entre el 10 y 15% de la población escolar padece algún trastorno del aprendizaje. Este porcentaje, que ha aumentado año tras año, no demuestra que haya más niños que los padezcan, sino que hay más diagnosticados. En todas las aulas hay algún niño con dislexia, que es el trastorno más frecuente, seguido de los derivados del déficit de atención por hiperactividad y la discalculia.

Desde ISEP formamos a expertos en aprendizaje y atención temprana desde 1984 y creemos que la coordinación entre padres, docentes y pediatras es esencial para detectar lo antes posible estos casos y evitar que el niño sufra fracaso escolar. El camino habitual cuando se detecta algún problema de aprendizaje en la escuela es comunicarlo a los padres, estos deciden llevarle al pediatra, quien normalmente lo deriva al psicólogo. Pero no siempre esta rueda es rápida; algunos padres deciden esperar a que el niño madure o algunos maestros esperan para analizar su avance. En estos casos, ni padres, ni docentes, ni pediatras tienen la formación adecuada en trastornos de aprendizaje infantil y es indispensable la intervención de un profesional para diagnosticar correctamente e iniciar su reeducación y lograr que esta dificultad no impida continuar su aprendizaje.

Muchos casos de fracaso escolar en edades avanzadas (ESO o Bachillerato) son resultado de un mal diagnóstico temprano: se tacha al niño de vago, distraído, etc. Pero algunos de ellos padecen trastornos del aprendizaje no diagnosticados, que terminan degenerando en  abandono escolar y con problemas añadidos derivados de una baja autoestima. Son adolescentes que se esfuerzan pero no logran resultados positivos, por lo que se desaniman y abandonan.

La figura del pediatra y del docente es una fuente de confianza para muchos padres con dudas. Su prescripción es esencial para que el pequeño reciba la atención necesaria por parte de un psicólogo o psicopedagogo que inicie su reeducación, sin necesidad de fármacos. No siempre se trata de problemas de aprendizaje catalogados como tal, sino que el cerebro del niño funciona a un ritmo distinto al del conjunto de la clase o utiliza herramientas diferentes a las propuestas en el aula para adquirir conocimientos. Trabajar conjuntamente con un especialista en aprendizaje supone multiplicar sus posibilidades de éxito. La reeducación es ofrecer a un niño las mejores técnicas de estudio para su perfil.

Los profesionales formados en ISEP proponen soluciones que pasan por la creación de programas específicos para su dificultad, en los que es imprescindible una atención más personalizada y multidisciplinar. Deben transmitir a los niños de forma más atractiva los estudios y difundir entusiasmo por el aprendizaje. Sin olvidar que para conseguir estas metas es necesaria la implicación de la familia. Finalmente, ante cualquier dificultad en el aprendizaje de un hijo o alumno es primordial la prevención, una evaluación neuropsicólogica y el desarrollo de un programa de intervención específico de la problemática donde se ayudará al niño a compensar sus dificultades en el aprendizaje.

La atención temprana es la mejor aliada a la Intervención en dificultades del aprendizaje ya que se perfila como la técnica de evaluación, diagnóstico y tratamiento más eficaz para asegurar a los pequeños un desarrollo adecuado y un futuro exitoso tanto a nivel educativo como social.

Infórmate del Máster en Atención Temprana gratis y sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>